Cifuentes se desvincula de las operaciones del Canal

Niega las sospechas vertidas por el portavoz de Ciudadanos sobre su participación en el Consejo de Administración de la empresa pública en la etapa investigada en la «operación Lezo». ► Reclama «coherencia y madurez» a su socio de investidura

Ciudadanos insiste en que «el pacto de investidura con el PP no está roto», pero aprieta las tuercas a la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, después de que se destapase la supuesta trama de corrupción, que implica al su predecesor, Ignacio González, al frente del Ejecutivo madrileño.

El portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado insiste: «El pacto de investidura con el PP no está roto». Sin embargo, esto no impide que la formación naranja apriete las tuercas a la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, después de que se destapase la supuesta trama de corrupción , que implica al su predecesor, Ignacio González, al frente del Ejecutivo madrileño. Pero, esta vez, y pese a estar ya habituada a las de cal y arena de la formación naranja, Cifuentes decidió ayer defenderse del último ataque feroz de los de Albert Rivera.

En un acto convocado ayer para analizar dos años de presencia de Ciudadanos en las instituciones madrileñas, Aguado llamó la atención sobre el hecho de que la presidenta regional fuese miembro del Consejo de Administración del Canal de Isabel II entre 2012 y 2014, cuando se cometieron «la mayor parte de las tropelías». «Llama la atención que no tuviera conocimiento de ésta práctica. Y si lo tenía, nos gustaría que nos informara en la Asamblea de Madrid», apuntó el portavoz.

En respuesta, Cifuentes utilizó su cuenta de Twitter para defenderse de su actuación en aquellos años y aseguró que «jamás» tuvo nada que ver en las operaciones investigadas del Canal de Isabel II y que su presencia en el Consejo de Administración de la Empresa pública se debía única y exclusivamente a su condición de delegada del Gobierno, y nunca cobró «percepción económica alguna» por pertenecer al mismo. Además, recordó que el caso concreto de Emissao –la empresa cuya compraventa investiga en el marco de la «operación Lezo» el juez Eloy Velasco– «se hizo a espaldas del Consejo», es más, «nunca pasó por él».

Pero ahí no terminó el cruce de reproches, ya que durante su intervención, Aguado cargó las tintas contra el PP después de «una de las semanas más bochornosas y más vergonzosas que se pueden vivir en política y una vergüenza: ver como un ex presidente autonómico es detenido por la Guardia Civil, que tiene que dormir en el calabozo y que ha ingresado en prisión incondicional». «El PP presumía de buenos gestores, pero se lo estaban llevando crudo en comisiones en contratos y en subvenciones», continuó el portavoz de la formación naranja, que consideró que «este partido no merece volver a ganar las elecciones». Asimismo, conminó a los populares a que hagan «examen de conciencia» porque no pueden seguir «negando la realidad». «La estructura del PP está carcomida por la corrupción, no sólo como partido sino porque hay decenas de personas que se han aprovechado de los españoles», criticó.

En la misma línea y para justificar el hecho de que no romperán el pacto de investidura, Aguado comentó que «permitirán» que Cifuentes siga gobernando porque Ciudadanos «tiene que ser fiel a la palabra dada». Según valoró el portavoz de Cs en la Asamblea, «en Madrid a día de hoy no hay imputados por corrupción política» y se están poniendo en marcha una serie de reformas en materia de regeneración democrática que «nunca antes se había planteado el PP», porque no obtuvo mayoría absoluta y tuvo que firmar el acuerdo de investidura. «Mientras Ciudadanos esté, se acabó este tipo de políticas, este tipo de fraude a los ciudadanos y de aprovecharse de los madrileños y del conjunto de los españoles, para que no vuelvan a las andadas», apostilló Aguado.

Sin embargo, Cifuentes también replicó la presunción de los de Albert Rivera respecto al pacto de investidura, ya que consideró que «no se puede desacreditar con mentiras al partido al que se sostiene mediante un pacto». La presidenta de la Comunidad acusó al líder de la formación naranja de mentir al verter sobre ella la sospecha de que su participación en el Consejo de Administración del Canal de Isabel II pudo implicarla en la trama de corrupción destapada por la «operación Lezo». «En política no vale todo y menos aún arremeter contra quien denuncia hechos presuntamente delictivos... como si yo formara parte de ellos», reclamó Cifuentes, que añadió que «la política requiere coherencia y madurez».

El de ayer no ha sido el único enfrentamiento entre la líder del Ejecutivo madrileño y el portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, puesto que es habitual que crucen palabras similares en los escaños de la Cámara vallecana en los plenos de cada jueves. Sin embargo, la reacción de Cifuentes revela el hartazgo de los populares con la presión a las que le someten los de Aguado pese a que logren su apoyo en las cuestiones más importantes, como los presupuestos del próximo año que han pactado en conjunto, puesto que también acuerdan muchas iniciativas con los grupos de la oposición, PSOE y Podemos, en contra de la voluntad del Gobierno regional, o bien se abstienen, permitiendo la mayoría de las otras dos fuerzas frente al PP.

De hecho, esta estrategia política no es exclusiva de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid, ya que los de Albert Rivera se han eregido en azote de los populares en los lugares en los que sostiene sus gobiernos. Cuando se cruza la sombra de la corrupción, la formación naranja aprieta las tuercas de forma extraordinaria como abanderados de la regeneración democrática. Como muestra, la dimisión del presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, después de que se le relacionara con la «operación Púnica», cuyo Gobierno también está sostenido por Ciudadanos.

Podemos someterá a consulta la moción de censura

Podemos de la Comunidad de Madrid preguntará a sus inscritos si deben presentar una moción de censura a la presidenta regional, Cristina Cifuentes, a raíz de la trama de corrupción destapada por la «operación Lezo». Según consideró el líder de Podemos nacional, Pablo Iglesias, que ayer participó en el Consejo Ciudadano convocado sobre esta cuestión por Podemos Madrid y al que asistieron varios dirigentes nacionales como Íñigo Errejón, «es una exigencia de la ciudadanía que alguien plantee una alternativa política al Gobierno de la corrupción, del PP y de Cifuentes». «Ser oposición no es siempre cuestión de números, sino una forma de expresar ante la gente nuestro proyecto», añadió Iglesias, puesto que la formación morada necesita el apoyo del grupo socialista y, fundamentalmente, el de Ciudadanos para que la moción de censura salga adelante, ya que tan sólo un diputado de la formación naranja inclina la balanza en la Asamblea de Madrid. Y su portavoz, Ignacio Aguado, ya ha reiterado que mantienen el pacto de investidura con Cifuentes.

Con todo, el secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid, Ramón Espinar, señaló que «todos hemos acordado ir adelante con el impulso a una moción de censura», si bien contarán con el mandato de los inscritos en la formación morada para ponerla en marcha, para lo cual se abrirá una consulta ciudadana en la que se preguntará a las bases si deben presentar la moción de censura. «Después pondremos toda la carne en el asador para intentar que el PSOE no se ponga de perfil y que Ciudadanos no siga apoyando a Cifuentes».