Detenidos varios integrantes de Hogar Social por disturbios en la calle Génova

Los neonazis tiraron bengalas durante la celebración de los populares
Los neonazis tiraron bengalas durante la celebración de los populares

Un día de elecciones nunca es un día más; porque en un día de elecciones, el gesto más habitual se vuelve anécdota y sucesos que ocurren diariamente se convierten en noticia. Así, hoy Madrid lamenta la muerte de un ciudadano de 92 años que ayer sufría un infarto tras depositar su voto en las urnas del Colegio José Ortega y Gasset (Calle de Orense, 87). Electores de avanzada edad protagonizaron también un capítulo conflictivo en el Colegio Sagrado Corazón (Calle de Don Pedro, 14), pues ante sus dificultades para subir las escaleras de acceso a la escuela, la mesa decidió acercar las urnas directamente a los votantes, para su mayor comodidad, ante lo que los interventores de PSOE y Unidos Podemos mostraron su desaprobación, pues el colegio dispone de una rampa mecánica con silla. En la celebración del PP en Génova la policía detuvo a ocho integrantes del colectivo neonazi Hogar Social por tirar una bengala. Otros incidentes tuvieron que ver con la presencia de propaganda electoral en un total de 22 colegios de la Comunidad, así como con sabotajes a las sedes de los partidos EQUO y PCM, que han amanecido con pintadas y ventanas rotas. Pero no todo tienen que ser malas noticias, porque la capital puede presumir de haber dado importantes pasos en la integración de los madrileños con discapacidad en el ejercicio de este derecho democrático. Como ejemplo, ayer varias personas sordas pudieron participar en el recuento de votos gracias a un bucle magnético en sus mesas electorales, que eliminó cualquier barrera comunicativa con sus compañeros.