El Baltasar de 2016 será el primero de raza negra

Carmena acepta una petición del PSOE que exigirá a partir de ahora que el tercer Rey Mago sea representado por un afrodescendiente

Carmena acepta una petición del PSOE que exigirá a partir de ahora que el tercer Rey Mago sea representado por un afrodescendiente

Era un clamor popular que sin embargo chocaba frontalmente contra una tradición en Madrid. Desde hacía años, asociaciones y plataformas vecinales pedían que fuera una persona de raza negra y no un blanco con la cara maquillada de negro el que representara al rey Baltasar en la cabalgata de Madrid. El problema, según argumentaban los responsables políticos hasta ahora, es que tradicionalmente la designación de los Reyes Magos para el desfile del 5 de enero por el paseo de la Castellana se hacía por sorteo entre los ediles que trasladaban su deseo de disfrazarse y hacer el recorrido subido en una de las espectaculares carrozas municipales.

Sin embargo, estas Navidades por primera vez el rey Baltasar será una persona de raza negra. Según informó ayer el Grupo Socialista en el Ayuntamiento, el Gobierno municipal que dirige Manuela Carmena ha aceptado su propuesta, que evitará que sea una persona de raza blanca con la cara pintada quien represente este papel.

«Estas Navidades, los Reyes de la Cabalgata al menos serán un poco más naturales en Madrid», señalaron los socialistas en un comunicado que recogió Europa Press, donde califican este cambio como «un gesto a favor de la integración y la asunción de la diversidad que caracterizan cada vez más a la sociedad madrileña». La propuesta pide que el rey Baltasar sea representado por un afrodescendiente y fue realizada por el grupo federal afrosocialista. «Este gesto es mucho más que una anécdota. Es un paso más en el reconocimiento de la diversidad y la multiculturalidad que caracteriza el Madrid de nuestros días», aseguró en el comunicado Mar Espinar, concejala socialista de Cultura. Espinar fue incluso más allá de la cuestión estética al asegurar también «que el papel del rey Baltasar en la Cabalgata de Reyes esté desempeñado por una persona de color es un nuevo paso hacia la normalización y la integración de todos los pueblos, razas y culturas que conforman el mosaico social madrileño». Curiosamente, en los últimos años fueron ediles socialistas los que con más frecuencia representaron el papel de rey Baltasar.

Pero éste no parece ser el único cambio que el nuevo Gobierno municipal introducirá en el desfile navideño de 2016. Según avanzó la semana pasada el director general de Programas y Actividades Culturales del Ayuntamiento, Jesús Carrillo, se está tratando de confeccionar una Cabalgata de Reyes con mucho «cariño y gusto». El Ayuntamiento aseguró que es consciente de que es uno de los eventos que más madrileños sacan a las calles, por eso adelantó que estas Navidades intentará alejar los patrocinios comerciales de las carrozas: «Queremos cambiar los conceptos de magia e ilusión y separarlos de lo comercial y del consumo», aseguró Carrillo.

Los patrocinios en la Cabalgata de Reyes, así como en otros elementos decorativos y actividades municipales, fue una medida que fomentó Ana Botella para mantener la cantidad y la calidad de este tipo de eventos en los años en los que la crisis obligó a reducir el presupuesto. El pasado año desfilaron 31 carrozas y participaron 800 personas. La inversión municipal fue de 800.000 euros y se complementó con 433.430 que aportaron los patrocinadores privados.