El Comisionado, abierto a estudiar los casos del «terror rojo» en La Almudena

Se trata de entre 1.700 y 2.000 víctimas. La decisión final sobre el monumento podría aplazarse otro mes.

Se trata de entre 1.700 y 2.000 víctimas. La decisión final sobre el monumento podría aplazarse otro mes.

El Comisionado para la Memoria Histórica, órgano de carácter consultivo del Ayuntamiento de Madrid, se mantiene firme en su dictamen: el memorial del cementerio de La Almudena deberá constar de dos placas, una en memoria de los fusilados en el lugar por el bando nacional, y otra dedicada a los fusilados por el bando republicano. Del mismo modo, no aparecerán nombres concretos: cada placa constará de sendos códigos QR gracias a los cuales los visitantes podrán acceder a los listados con las víctimas mediante el uso del teléfono móvil.

Así lo transmitieron ayer miembros del Comisionado, con su presidenta Francisca Sauquillo a la cabeza, en las reuniones de carácter informativo que mantuvieron con cada uno de los grupos políticos municipales: Ahora Madrid, PP, Ciudadanos y PSOE. Entre otros asuntos, el Comisionado se ha mostrado abierto a estudiar los casos de entre 1.700 y 2.000 personas que, o bien fueron fusiladas en el cementerio de La Almudena –llamado del Este durante la Guerra Civil– por el Frente Popular, o bien cuyos sus cadáveres fueron trasladados allí tras ser asesinados. Se trataría así de un reconocimiento también a las víctimas del «terror rojo», los años de represión en zona republicana. Entre las víctimas hay religiosos, pero también pastores y labradores o incluso miembros derechistas de la Guardia Nacional Republicana –el sucesor de la Guardia Civil en las zonas que no eran dominadas por las tropas nacionales–.

Con todo, la decisión sobre el destino del memorial está en manos del Ayuntamiento, pues el dictamen del Comisionado –en próximos días publicará su memoria de actividades– no es vinculante. Recientemente, el tercer teniente de Alcalde de Madrid, Mauricio Valiente, se desmarcó del consejo del Comisionado: el monumento sí incluirá los nombres de los fusilados esculpidos en mármol, pero sólo los del bando republicano. Tras conocerse la opinión del grupo de expertos, Valiente afirmó que finalmente se llevaría el asunto a Pleno para tomar una decisión definitiva. Esto podría significar que habría que esperar al menos un mes para saber el destino del polémico memorial: en el orden del día del próximo Pleno, que se celebra la semana que viene –martes y miércoles–, no figura la votación sobre el monumento.

Sólo hay dos posibilidades: o que el Gobierno de Carmena lo introduzca como moción de urgencia –lo que parece poco probable– o que se deje para el siguiente Pleno, que se celebrará a finales de junio.