El Padre Ángel en Lesbos presta ayuda humanitaria a los refugiados turcos

Entrañable imagen, el Padre Ángel, en el centro, ofreciendo alimento a un bebé turco en brazos de su padre, a la izda., la madre del niño.
Entrañable imagen, el Padre Ángel, en el centro, ofreciendo alimento a un bebé turco en brazos de su padre, a la izda., la madre del niño.

El Padre Angel, presidente de Mensajeros de la Paz está visitando este fin de semana la isla de Lesbos, Grecia, donde cada día llevan más de mil personas provenientes de Turquía en pequeños botes.

El Padre Angel ha dicho con profundo dolor desde Lesbos que «sigue siendo una vergüenza lo que estamos viendo aquí. Como dijo ya el Papa Francisco hace más de un año, el Mar Egeo, y también el Mediterráneo, se ha convertido en el mayor cementerio de Europa». «Hemos visto ya la crudeza de la vida de esta gente que lo único que quiere es vivir», añadió.

Mensajeros de la Paz tiene montado un dispositivo en colaboración con la ONG Remar para atender a estos refugiados que llegan a la isla empapados después de hacer una travesía de unos seis kilómetros, que en muchos casos se convierte en su tumba debido al mal tiempo.

Mensajeros de la Paz y Remar llevan desde primeros de diciembre apoyando a estos refugiados y dando de comer a cientos de personas que permanecen unos días hasta que logran embarcar en un ferry hasta Atenas.

Cada día llega a la isla mil quinientas personas y permanecen en los campamentos unas cuatro mil cien.

Desde la capital griega los refugiados viajan en dirección al norte de Europa. Mensajeros tiene con Remar un punto de apoyo en Atenas, otro en Croacia y tres en Serbia donde se reparten miles de raciones y alimentos. Igualmente tiene unas cuatrocientas camas en Presevo, en Serbia.