Actualidad

El PP confía en una investidura de Ayuso en julio

Los populares no ve peligrar la elección de su candidata y esperan llegar a un acuerdo con Vox. A Ciudadanos también le urge para evitar el posible desgaste que le produciría llegar hasta septiembre.

Los populares no ve peligrar la elección de su candidata y esperan llegar a un acuerdo con Vox. A Ciudadanos también le urge para evitar el posible desgaste que le produciría llegar hasta septiembre.

Publicidad

«Estoy dispuesta a tender la mano a unos y otros para que esto acabe pronto y bien. Tengo ganas ya de que vayamos a un debate de investidura y que tengamos un gobierno. Madrid es el motor económico de España y tiene que seguir funcionando, no se puede parar», dijo ayer en LA RAZÓN la candidata del PP a la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. El golpe en la mesa de Vox en el Ayuntamiento sorprendió a los populares, pero confían en que haya un entendimiento que les lleve a buen puerto. Y esperan que sea en el mes de julio.

Vox no se puede permitir, ni quiere, un gobierno de izquierdas y tampoco una repetición de las elecciones en la que pudiera perder apoyos, según vaticinan las encuestas. Si se llegase a septiembre, eso llevaría a la formación de Santiago Abascal a tener que dar muchas explicaciones. Por eso se da más que por hecho que Isabel Díaz Ayuso pueda investirse presidenta en julio.

De momento, hoy está prevista la comparecencia en la Asamblea de Madrid de Rocío Monasterio, que informará sobre la posición de Vox en las negociaciones para la formación de un gobierno en la Comunidad de Madrid ahora que ha centrado su estrategia en cambiar programa por sillones.

Díaz Ayuso ayer se mostraba convencida de que el acuerdo saldrá adelante y «no peligra». «Mañana –por hoy– nos van a presentar un documento y lo que tenemos que buscar es la manera de transaccionarlo, tenemos que buscar un entendimiento porque lo que quieren ahora es hablar de su programa, ver qué partido puede entenderse con ellos para acercar posturas».

Publicidad

Publicidad

«Los ciudadanos no entenderían que no nos pusiéramos de acuerdo en líneas fundamentales. Todos aquellos que han votado al PP, Cs o Vox no quieren que la izquierda gobierne en Madrid. Como es mucho más lo que nos une al final encontraremos ese punto de entendimiento entre los tres», dijo con convencimiento Díaz Ayuso.

A eso se une que a Cs también le urge resolver la ecuación de la investidura y no posponerla hasta el mes de septiembre, porque eso le «generaría más desgaste a su partido», sostienen fuentes populares.

Ciudadanos lleva ya dos semanas de negociaciones con los populares y todo parece que progresa adecuadamente en lo que a programa se refiere, aunque, «aún queda por hacer», según reconocen. El candidato de la formación naranja, Ignacio Aguado, dejó ayer claro en Telemadrid que no ha cambiado su postura y que quiere ir del brazo de Díaz Ayuso. «Queremos llegar a un acuerdo con el PP que entendemos que hoy por hoy es el partido con el que mejor podemos entendernos, queremos poner en marcha un gobierno de coalición que permita llevar a cabo todas las reformas que se han quedado pendientes». Por eso se mostró confiado en que antes del día 11 de julio haya gobierno y puso todo el peso del desenlace final de la «operación investidura» en Vox, que «tendrá que decidir si permite que haya gobierno o si lo bloquea». Ahora bien, Ignacio Aguado volvió a insistir en que «no compartiría gobiernos con Vox». Por eso, al ser preguntado por la ruptura con el PP en el Ayuntamiento refirió que «alguien ha firmado dos cosas que son incompatibles. Lo que dejamos bien claro es que no queremos tripartitos. Queremos un gobierno de coalición con miembros de PP y Cs. Si el PP incumple su palabra tendrá que dar explicaciones».

Mientras, el PSOE en la Asamblea madrileña asegura que va a continuar con su plan inicial, que es presentar a Ángel Gabilondo a la investidura. «Vamos a intentar aglutinar apoyos y lo que pase alrededor con otros protagonistas no nos va a hacer cambiar nuestras intenciones», aseguró un portavoz en relación con la situación creada entre Partido Popular y Vox.