Espinar maniobra para pilotar la sucesión de Carmena

Introduce a su número dos en el órgano de Ahora Madrid que coordinará el relevo de la alcaldesa de cara a las elecciones de 2019

La alcaldesa, ayer, en la presentación de Emov, el nuevo servicio de alquiler de vehículos
La alcaldesa, ayer, en la presentación de Emov, el nuevo servicio de alquiler de vehículos

Introduce a su número dos en el órgano de Ahora Madrid que coordinará el relevo de la alcaldesa de cara a las elecciones de 2019

La victoria de Ramón Espinar en las primarias de Podemos ya tiene réplicas a nivel municipal. Poco más de un mes después de convertirse en el nuevo secretario general del partido en Madrid, el portavoz en el Senado y diputado autonómico ha conseguido irrumpir en el núcleo duro de Ahora Madrid, el partido formado por movimientos ciudadanos, asociaciones y partidos y que funciona a nivel práctico como la marca blanca de Podemos en la capital –la mayoría de sus miembros son podemitas–, aunque formalmente está fuera de los dominios del partido de Pablo Iglesias.

Espinar ha logrado ahora poner una pica en Flandes. El «pablista» ha aterrizado en la Mesa de Coordinación de Ahora Madrid, el órgano al cual le corresponderá pilotar el difícil relevo de Manuela Carmena al frente de la candidatura en 2019 o, lo que es lo mismo, controlar el futuro de Ahora Madrid y decidir quién será el próximo candidato a la capital, un hueco que la alcaldesa siempre ha dicho que dejará libre. Espinar lo ha hecho a través de su mano derecha: Fran Casamayor, secretario de Organización de Podemos en la región.

Casamayor, que coordinó la campaña «pablista» a las primarias del mes de noviembre, será la voz de Espinar y de la dirección autonómica de Podemos en la Comunidad en «la ofensiva de Ahora Madrid dirigida a lograr la renovación de la confianza ciudadana en 2019», es decir, en la elección de la «jugosa» sucesión de Carmena, un cargo que Podemos tuteló el 2015 y que aspira repetir en 2019.

La entrada de Casamayor se produce como resultado del inicio de una «nueva etapa» dentro de Ahora Madrid, a la que Podemos se ha «reincorporado», y en la que se quiere redefinir algunos de los órganos de dirección del partido y renovar algunas caras como las que, a propuesta de la formación morada han entrado en la Mesa de Coordinación. Además de Casamayor, Podemos ha logrado introducir en la Mesa otros seis nombres: Pablo Carralero, jefe de gabinete de José Manuel Calvo, concejal de Urbanismo de Carmena que apoyó públicamente a Espinar en las primarias que le enfrentaron a Rita Maestre y Tania Sánchez. También se incorporan cuatro vocales vecinos, de Arganzuela, de Vicálvaro, Aravaca y Moratalaz. Y por último, el grupo de caras nuevas propuesto por el consejo ciudadano municipal de Podemos Madrid lo conforman dos independientes del núcleo duro de la alcaldesa: Luis Cueto, coordinador general de Alcaldía, y Berta Cao, asesora de Marta Higueras, primer teniente de alcalde de Carmena y mano derecha de la alcaldesa que es, junto a Cueto, los dos nombres que quiso incorporar personalmente Carmena a su equipo a su llegada a Cibeles.

La entrada de estos siete nuevos miembros al órgano de Ahora Madrid, que manejará los hilos de la sucesión del cabeza de lista de 2019, no ha estado exenta de polémica. En primer lugar por la irrupción del «pablista» Casamayor, así como de las «manos derechas» de Carmena y de la influyente Marta Higueras, puesto que en la práctica estos tres nombramientos suponen un paso atrás de Rita Maestre, la aspirante «errejonista» a la que muchos ven como la sucesora natural de la alcaldesa.

Además, estas siete caras nuevas han ocupado los puestos de varios partidarios declarados de Íñigo Errejón –cuatro de ellos dimitieron en marzo en bloque para forzar las primarias contra el pablista Luis Alegre– que ahora no han dudado en calificar el relevo de «purga».

Sólo tres días después del consejo ciudadano de Podemos, en el que se aprobó la renovación de cargos, dos afines a Errejón denunciaron públicamente que las habían «purgado» de la Mesa de Coordinación «por no compartir su sensibilidad política». Fueron los miembros de Podemos Sarah Bienzobas y Eva Muñoz o los que junto al independiente Carlos Huerga (activista social no afiliado), aseguraron que el consejo ciudadano municipal de Podemos, «mermado por dimisiones opacadas, inoperativo y sin iniciativa política», había decidido explusarles de la Mesa de Coordinación mediante la votación «de menos de la mitad de sus miembros por no compartir su sensibilidad política». Se debe apuntar que la Mesa de Coordinación está formada por 45 miembros, de los cuales 20 son los miembros del Gobierno municipal de Carmena. Los firmantes de la carta publicada en las redes sociales, en la que se criticaron los relevos, añadieron que «la falta de transparencia de esta decisión es, por desgracia, algo habitual en un consejo que no hace públicas las actas de sus reuniones y que nunca ha justificado decisiones clave como el empleo y el estado de los recursos financieros de la organización».

Un portavoz del consejo ciudadano municipal de Podemos apuntó ayer a este periódico que el relevo de caras no habría que calificarlo de «expulsiones», ni de «purga», ya que aseguró que fue «comunicado y explicado» a los afectados. Asimismo, añadió que este cambio se enmarca dentro de otras novedades que se están introduciendo en la «nueva etapa» que se inició en la asamblea ciudadana que Podemos celebró en mayo en Madrid y en la que se decidió impulsar este órgano dándole más «frescura». Así, apuntaron desde Podemos, fue en septiembre cuando se inició «esta nueva fase» que lleva incluida estas caras nuevas.