Gómez se olvida de las primarias y reabre la división en el PSM

Ni abiertas a todos los madrileños, ni sólo para los militantes. De momento pasa palabra. El secretario general de los socialistas en la Comunidad de Madrid, Tomás Gómez, apenas pasó ayer de puntillas durante la celebración del primer Comité regional del año sobre uno de los asuntos más polémicos a los que se enfrenta en la actualidad su formación: la celebración de primarias para elegir candidatos a las próximas autonómicas, municipales y, claro, también a las generales. Y es que la dirección del Partido Socialista de Madrid (PSM) prefiere dejar este asunto un tiempo, al menos hasta que se celebren los comicios europeos. Así, en cerca de una hora de intervención frente a los delegados acreditados en la sede de UGT, Gómez prefirió no atajar este asunto de forma directa: «Yo no creo que la democracia interna nos debilite como formación política, la democracia nos fortalece como partido político», aseguró el que fuera uno de los máximos defensores de este tipo de procesos para designar a los cabeza de cartel de las últimas generales.

A pesar del secretario general, que se centró en criticar las políticas del PP –las de Ignacio González, de forma particular– y empleó buena parte de su discurso en reiterar la intención de los socialistas madrileños de frenar el proceso de externalización emprendido en seis hospitales de la Comunidad y en hablar de la crisis en Cataluña. En el turno de intervenciones los críticos con la dirección del PSM no dejaron pasar la oportunidad para exigir la celebración de primarias. Primarias abiertas, más en concreto.

«Las primarias abiertas son una herramienta que puede ayudar a lograrlo (ganar las elecciones). Yo sigo siendo partidaria», aseguró la que fuera última rival de Gómez a la secretaría general del PSM, la ex edil de Alcobendas Pilar Sánchez Acera, que ahora lidera una de las corrientes críticas con el secretario general. En el mismo sentido se manifestó a preguntas de los medios la concejala del Ayuntamiento de Madrid Ruth Porta, quien aseguró que «la democracia no es sólo votar, es transparencia y claridad». La que fuera número dos de Rafael Simancas en la Asamblea de Madrid pidió a Tomás Gómez , «como seguro que va a ser candidato y tiene la potestad de decidir el cuándo de las primarias y si van a ser abiertas o no, pues que lo aclare hoy para que todos partan, los que quieran partir, en igualdad de condiciones». También se mostró partidario a las primarias abiertas frente a un foro repleto de compañeros de filas el portavoz del PSOE en Alcalá de Henares: «Algunos apoyamos ahora también primarias abiertas a la ciudadanía», «toca reflexionar sobre qué modelo se adopta, siempre desde el respeto ante diferentes posiciones», manifestó Javier Rodríguez.

Históricos como Pedro Castro o Juan Barranco mostraron sus diferencias al respecto. Mientras el actual presidente del PSM siguió la línea oficial y prefirió, citando las instrucciones de Rubalcaba, «centrarse en los problemas de los ciudadanos y en las europeas», el ex alcalde de Getafe fue más crítico: «O somos capaces de acercar los ciudadanos a los partidos o nos vamos a quedar absolutamente solos. Necesitamos democracia, participación de los ciudadanos, que sientan que eligen a quienes los van a gobernar, que sean capaces de hacer un proyecto abierto y participativo. Nadie es lo suficientemente bueno para gobernar a un ciudadano de espaldas a ella», manifestó Castro.

Proyección nacional, a pesar de los medios

La Ejecutiva del PSM sirvió sobre la mesa de la primera cita del año de Gómez con su Comité regional un informe de gestión en el que se alaba la «evidente proyección nacional» del secretario general de los socialistas y la «receptividad» a sus propuestas para renovar el proyecto del PSOE a nivel nacional. Eso a pesar de que durante su discurso el líder del PSM cuestionó la independencia de los medios y la imagen que de él se traslada, porque las empresas periodísticas, dijo, han caído «bajo el capital financiero».

La capital, un trofeo por el que batallarán tres candidatos

Todos en el PSM dan por hecho que Tomás Gómez presentará su candidatura a las próximas autonómicas; en 2011 Trinidad Jiménez fue su rival y por el momento nadie ha dado un paso adelante para arrebatar al ex alcalde de Parla ese puesto.

Donde la batalla va a estar más reñida es en la capital. Al puesto de número uno del PSOE al Ayuntamiento de Madrid ya le han salido al menos dos «novios», tres si contamos con el diputado regional Antonio Carmona, que no sale de las quinielas para ocupar ese puesto. El actual portavoz del partido en Cibeles, Jaime Lissavetzky, ya ha dicho que quiere continuar en el cargo. De hecho, es hasta el momento el único que cuenta con el beneplácito de la actual dirección federal del PSOE. Ayer, durante el Comité Regional, volvió a dar un paso adelante otro de los socialistas que se postula a cabeza de cartel en Madrid. Enrique del Olmo (que se presentó como candidato el pasado 25 de noviembre) intervino en el cónclave socialista para dejar claro su objetivo: conseguir un cambio en el voto de los madrileños para ir «del Madrid de las mercancías al Madrid de las personas».