«Guerra» por la bandera arcoíris en Cibeles

Almeida y Villacís niegan que se haya «orillado» a la izquierda la bandera del Orgullo y que el despliegue de la enseña española en el centro de la fachada sea una concesión a Vox.

A diferencia de otros años, la bandera del Orgullo ha sido colocada a la izquierda de la fachada y no en el centro, donde ondea la española. Foto: David Jar
A diferencia de otros años, la bandera del Orgullo ha sido colocada a la izquierda de la fachada y no en el centro, donde ondea la española. Foto: David Jar

Almeida y Villacís niegan que se haya «orillado» a la izquierda la bandera del Orgullo y que el despliegue de la enseña española en el centro de la fachada sea una concesión a Vox.

La banderaLGTBI se ha colocado en el centro de la polémica. Ondea ya en el lateral izquierdo de la fachada del Palacio de Cibeles con motivo de la celebración de la semana del Orgullo. Se desplegó a las 13:00 horas de ayer pero, a diferencia de años anteriores, el acto no ha contado ni con la presencia de asociaciones LGTBI ni con la de la oposición. Han estado presentes, además de la vicealcaldesa, Begoña Villacís; el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante; el delegado de Familias, Igualdad y Bienestar Social, Pepe Aniorte; los ediles del PP Cayetana Hernández y José Fernández (concejal de Centro), y la responsable de Coordinación Territorial Silvia Saavedra (Cs). PSOE y Más Madrid dijeron a Ep que no habían recibido invitación alguna, al igual que entidades como COGAM.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y la vicealcaldesa de la capital, Begoña Villacís, han negado que la colocación de una bandera de España en la fachada de Cibeles un día antes de desplegar la LGTBI con motivo del Orgullo sea una concesión a Vox, y rechazaron que la enseña arcoíris haya sido relegada al quedar situada en el lateral izquierdo de la fachada del consistorio.

El Ayuntamiento desplegó ayer una bandera de España en la fachada de Cibeles como respuesta al lazo amarillo que cuelga en el consistorio de Barcelona. Días antes, Vox había criticado que el nuevo Consistorio hiciera ondear la enseña arcoíris, y les pidió colocar una bandera de España.

Tras asistir al debate «el perfil del político del siglo XXI» en la Universidad Francisco de Vitoria, el regidor ha indicado que le extraña que «a alguien le pueda molestar esa colocación de bandera de España de esas características», más aún «cuando en el Ayuntamiento de Barcelona, donde gobierna el PSOE de Cataluña y ha prestado sus votos a Ada Colau, hay lazos amarillos que insultan al Estado de Derecho y a la democracia española diciendo que aquí hay presos políticos cuando hay políticos presos».

«En la ciudad de Madrid tenemos clarísimo nuestro compromiso con España como capital de la nación y nuestro compromiso con el orden constitucional», ha precisado Almeida, quien considera que están acertando con las banderas colocadas.

Y es que considera que la bandera LGTBI es representativa «de un evento que da referencia internacional a Madrid», pero Almeida ni patrimonializará el Orgullo, ni repartirá carnés «de buenos y malos». «Situamos al Orgullo en sus justos términos, la ausencia de politización y el intento de secuestro por parte de la izquierda», ha apuntado.

Por su parte, Villacís ha indicado que «no debería ser noticia que se cuelgue una bandera de España y otra arcoíris, porque resumen muy bien lo que es España». Además, Villacís ha asegurado que la colocación de esta bandera de España se había pensado hace tiempo, pues «esta bandera representa a todos los ciudadanos». También ha puntualizado que «en ningún caso» la bandera LGTBI ha sido relegada.

Por su parte, el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, trasladó este viernes al Ayuntamiento de Madrid que hoy, Día del Orgullo LGTB, la bandera arcoíris debe ocupar «un sitio preferente», después de que el Consistorio madrileño colgara una rojigualda gigante en la fachada principal de Cibeles, desplazando la bandera LGTB a un lateral, informa Servimedia.

«Tenemos una bandera magnífica que es roja y amarilla que nos representa a todos nosotros; hoy es 28 de junio y todos los que queremos esa bandera, si somos realmente baluarte de los derechos humanos, sabemos que la bandera arcoíris y la bandera transexual tendrían que estar hoy en un sitio preferente», declaró el ministro a la prensa en el Instituto Cervantes, donde se celebra un acto con motivo del Orgullo.

Asimismo, recordó que hoy se cumplen 50 años de las revueltas de Nueva York en el Stonewall Inn, donde un grupo de personas LGTB se levantó contra la represión. «Nos hicieron a muchos recapacitar y ser conscientes de que únicamente uno puede ser feliz manifestándose como realmente es y encarando la vida de ese modo», añadió.

Marlaska dijo sentirse «preocupado» por las concesiones del actual Gobierno madrileño a las exigencias de Vox, al tiempo que pidió evitar cualquier «retroceso» en materia de derechos LGTB.

El ministro también tuvo palabras para los activistas que se enfrentaron a la homofobia en el pasado: «Quienes dijeron basta no fuimos nosotros, fueron los trans y las trans quienes levantaron al voz en 1969, no fuimos los chicos buenos de corbata», dijo en relación a sí mismo.