Huelga municipal por la jornada de 35 horas

Empleados de la Agencia Tributaria y Línea Madrid se suman a los trabajadores del Samur y convocan paros por su exclusión en la jornada reducida para los funcionarios.

Carmena, junto al Inspector Jefe de la Policía Municipal, Teodoro Pérez, durante la celebración del día del patrón de los agentes locales
Carmena, junto al Inspector Jefe de la Policía Municipal, Teodoro Pérez, durante la celebración del día del patrón de los agentes locales

Empleados de la Agencia Tributaria y Línea Madrid se suman a los trabajadores del Samur y convocan paros por su exclusión en la jornada reducida para los funcionarios.

Suma y sigue. Oleada de huelgas en el Ayuntamiento de Madrid donde a los empleados del Samur se unirán en los próximos días con más paros los trabajadores municipales de Línea Madrid y la Agencia Tributaria. El motivo: la articulación que los de Manuela Carmena están llevando a cabo para reducir la jornada de los funcionarios de la capital a 35 horas semanales desde el pasado 15 de junio. En concreto, la sección sindical de Comisiones Obreras en Cibeles aprobó ayer la convocatoria de cuatro jornadas de paros parciales (fijados para los días 28 al 30 de junio entre las 11 y las 14 horas) en las que no habrá servicios mínimos. En este caso los citados trabajadores, unos 520 empleados, llevarán a cabo esta protesta como rechazo a su exclusión del plan para aplicar la jornada de 35 horas y que, según el cálculo presentado por la Gerencia de la Ciudad, no sólo no les reducía su jornada laboral sino que se la ampliaba por encima de la que han venido disfrutando hasta ahora de 37 horas semanales.

Una situación «inaceptable» para Pedro Delgado, secretario general de CC OO en el Ayuntamiento, que explicó en declaraciones a Ep que se ha realizado ya una reunión del comité de huelga y que la administración ha ofrecido a los sindicatos firmar un documento de acuerdo sobre la jornada y negociar en julio y agosto su desarrollo concreto, aspecto que ha sido rechazado por la representación sindical. Para Delgado es «incomprensible» la actitud que ha adoptado el Consistorio en esta negociación porque parece tratar de «negar un conflicto que existe».

Delgado hace una lectura del conflicto «más allá del ámbito laboral» y se preguntó si con esta negociación se están «dirimiendo problemas dentro del equipo de Gobierno». Así, a lo largo de la semana que viene los trabajadores de tres servicios del Ayuntamiento de Madrid llevarán a cabo huelgas que irán acompañadas de movilizaciones ante el Palacio de Cibeles los próximos martes y miércoles.

El pasado lunes eran los representantes de UGT y CC OO en el Samur los que anunciaban cuatro días de huelga como protesta por que los responsables del Ayuntamiento de Madrid les hayan dejado fuera, al menos hasta 2018 (les habían prometido que entrarían en este ejercicio), del plan de reducción de jornada laboral del que sí disfrutarán el resto de funcionarios. Un acuerdo alcanzado por la Mesa General de Negociación y que estaba previsto que se aplicara a «todos los servicios, organismos y empresas municipales» pero que, en el caso del Samur, tendrá que esperar hasta tres años más por «limitaciones presupuestarias».

El concejal de Seguridad, Salud y Emergencias, Javier Barbero, respondía al anuncio de paros de los efectivos de emergencias solicitando voluntarios de Protección Civil para suplir la presencia de los sanitarios municipales en la fiesta del Orgullo Gay que la capital celebrará el fin de semana que viene y que no contará con estos efectivos que han convocado su huelga entre el 30 de junio y el 3 de julio.

En el caso de los empleados de los servicios tributarios del Ayuntamiento y Línea Madrid los sindicatos han aceptado que la Inspección de Trabajo medie en la resolución del conflicto. Los de Carmena querían, como condición previa para sentarse a negociar antes de 30 de agosto, que los representantes de los trabajadores desconvocaran los paros planteados, una petición que fue rechazada de plano por CC OO.

Implantación inmediata

El pasado 15 de junio todos los sindicatos –excepto CC OO– rubricaron con el Ejecutivo de Manuela Carmena un acuerdo por el que se restituía la jornada laboral de 35 horas para todo el personal municipal. El plan, sin embargo, no ha estado exento de polémica desde su mismo nacimiento puesto que el acuerdo rubricado por CSIF, UGT y Citam-UPM, en el ámbito de la Mesa General de Negociación de los Empleados Públicos del consistorio, debía haber entrado en vigor con efecto inmediato, sin que fuera necesario esperar a que fuera aprobado por la Junta de Gobierno, que lo hará el próximo julio. En la práctica ha sido imposible que toda la plantilla de trabajadores del Ayuntamiento de Madrid pudiera comenzar desde este mismo año a disfrutar de su reducción de jornada y esto ha motivado que varios servicios hayan convocado paros como protesta.