IU autoriza ahora pactos electorales con Podemos

La dirección federal permitirá concurrir a las elecciones junto a otras formaciones en Madrid, Valencia, Vigo y Zaragoza. Someterá estos pactos al referéndum de la militancia

La ex candidata de IU, ayer, en un hotel en Madrid donde se reunió con sus seguidores para dar forma a su proyecto de «unidad popular»
La ex candidata de IU, ayer, en un hotel en Madrid donde se reunió con sus seguidores para dar forma a su proyecto de «unidad popular»

Poco más de una semana después de que Tania Sánchez abandonara Izquierda Unida de la Comunidad de Madrid con el objetivo de integrar y liderar las distintas formaciones de izquierdas –principalmente con la mira puesta en Ganemos y Podemos–, la Dirección de su ex partido aprobó ayer pactar precisamente con estas dos nuevas formaciones en su candidatura al Ayuntamiento de Madrid.

En contra de lo que el partido había mantenido hasta ahora tanto a nivel regional como nacional, ayer, en una reunión celebrada durante cinco horas en la sede de la calle Olimpo y a la que asistieron los coordinadores territoriales responsables de convergencia así como otros dirigentes de la formación, se analizaron algunas de las fórmulas de convergencia atípicas que se habían planteado, como la de Madrid, Valencia, Zaragoza y Vigo y se dio el visto bueno a pactos electorales realizados bajo el paraguas de un partido instrumental, según informó Efe.

Precisamente, ésta es la fórmula que peleaba Tania Sánchez para la Comunidad de Madrid y que, tras la negativa de los órganos de dirección de su partido, decidió abandonar IU, formación de la que era candidata a las elecciones del 24 de mayo, e incluso, entregó su acta de diputada en la Asamblea regional, donde representaba a la coalición de izquierdas.

Precisamente el pasado 30 de enero, Sánchez y Mauricio Valiente acudieron a la presentación de la pinza Podemos-Ganemos para la ciudad de Madrid. Estas dos formaciones acordaron presentarse bajo un mismo paraguas, el de un «partido instrumental». Cuando Sánchez y Valiente plantearon a IU Federal y a la dirección regional la posibilidad de sumarse al pacto de Podemos-Ganemos, ambas se negaron. Menos de una semana despúes Tania Sánchez abandonaba y Maurio Valiente decidía continuar en IU. En este tiempo, Valiente ha estado consultando a las asambleas de la formación la posibilidad de la convergencia, ya que entre los requisitos que la dirección federal le ha exigido hoy para autorizar su pacto con el partido de Pablo Iglesias es que la militancia también le dé el visto bueno; un proceso que aún tiene que concluir, por lo que el pacto está aún sujeto al juicio de las bases. Además, según informó Efe, el acuerdo de ayer se someterá a votación en el Consejo Político del próximo 21 de febrero, en el que también se ratificará la candidatura de Alberto Garzón.

En concreto, a acuerdo al que se llegó anoche que permitirá el pacto con Podemos-Ganemos en Madrid, consistirá en la posibilidad de participar en «todos los procesos de confluencia electoral que supongan una alternativa al bipartidismo». Aunque fuentes de la coalición de izquierdas consultadas por este periódico matizaron que se apostará más por fórmulas de coalición y no de fusión, no se cerrará la puerta a acuerdos en los que IU se vea obligada a perder sus siglas; una línea roja que hasta ahora era infranqueable y que ayer cosechó críticas por parte de dirigentes de la conocida como «vieja guardia» de Madrid. Es decir, aunque se intentará llegar a acuerdos como el que hubo en Madrid en 2011 que llevó a IU a concurrir como IU-Los Verdes, en Madrid, Valencia, Vigo y Zaragoza, la histórica formación que lidera Cayo Lara podrá perder sus siglas para integrarse en un «partido instrumental» de la mano de formaciones como Podemos y Ganemos. Ésta fórmula, no obstante no implicará – según se insistió ayer– la disoluciónde IU o las agrupaciones de electores, que dejan de existir al día siguiente de las elecciones.

Sonadas ausencias

El coordinador federal de IU, Cayo Lara, no estuvo ayer presente en la calle Olimpo. Sin embargo en la reunión sí que estuvieron José Luis Centella, portavoz de IUen el Congreso, y el candidato a las elecciones generales y sucesor de Lara, Alberto Garzón, que desde la salida de Tania Sánchez, llegó a amenazar con su marcha si el partido no se abría a distintas fórmulas de convergencia con otros partidos.

Durante la reunión, que duró más de cinco horas, sólo los representantes de la federación de Madrid, que lideran los portavoces de la Asamblea y el Ayuntamiento, Gregorio Gordo y Ángel Pérez, se opusieron a la posibilidad de converger con otras formaciones.

De hecho el acuerdo de ayer supone un varapalo a la «vieja guardia» que integran Lara, Gordo y Pérez, los cuales en este último tiempo, sobre todo los dos últimos, han mantenido una auténtica guerra abierta con Tania Sánchez, en primer lugar, y tras ella, con Mauricio Valiente e incluso Alberto Garzón, que siempre se han inclinado por la convergencia de IU con otras formaciones como única fórmula para continuar representando una opción en la izquierda, sobre todo tras la irrupción de Podemos en el panorama electoral. Por su parte, la «vieja guardia» siempre ha mantenido que la opción del «partido instrumental» supondría a la larga la desaparición de IU.

Cascada de bajas

La cascada de bajas en la militancia de IU no cesa. Ayer fue Luis Sánchez Machota, ex diputado de la coalición en la Asamblea de Madrid –y que antes había sido fundador del partido en Alcalá de Henares, donde fue su coordinador local– el que ponía un punto y final a su militancia por su «discrepancia con las líneas de actuación de la mayoría de la dirección regional», aseguró en un comunicado.

La imagen

El golpe sobre la mesa de Garzón

- Aunque Alberto Grazón aún no lidera de facto IU, ya no hay paso en la coalición que formalmente coordina Cayo Lara en el que no esté detrás el más joven de los diputados de IU en el Congreso. Si hace sólo unos días se supo que Garzón relevará a Lara al frente de IU en el Debate sobre el Estado de la Nación, que se celebrará los próximos 24 y 25 de febrero, ayer, el acuerdo llegado para converger con otros partidos lleva el «sello Grazón». De hecho, Lara, contrario a los pactos electorales con Podemos o Ganemos, ni siquiera apareció ayer por la reunión en la calle Olimpo, en la que se impuso el modelo de IU de Garzón y Mauricio Valiente. Un modelo que Tania Sánchez quería en la Comunidad de Madrid hasta su salida.