Música

Jane Joyd, voz de paisaje invernal

El grupo liderado por Elba Fernández presenta en Madrid su segundo EP, una propuesta de altura artística y grandeza instrumental. PARA NO PERDERSE. Dónde: Sala El Sol. Calle Jardines, 3.. Cuándo: jueves, 21 de marzo. 21:30 horas. Cuánto: 8 euros anticipada.

Jane Joyd es el «álter ego» de Elba Fernández. «Bueno, lo es..., o no», asegura al otro lado del teléfono con toneladas de espíritu gallego. «Hay una parte de mí real. Las letras cuentan historias propias aunque utilice personajes. Pero ninguno es totalmente inventado. Pienso en ello como si fuera una película documental que puede ser real. Algo como una historia basada en hechos reales», asegura y consigue que no salgamos de dudas del todo. Ella es el alma y el motor creativo de un grupo que ahora cuenta con siete músicos (cinco de ellos con formación clásica) y una puesta en escena de altos vuelos artísticos. Delicadeza y al mismo tiempo fuerza instrumental para apoyar una gran voz autodidacta que acaba de publicar su segundo EP, «So Lost in this Bleak Winter Landscape». Una presencia magnífica y necesaria en el panorama español.

Lo del segundo disco corto, aclara, no es por timidez. «Es como un escritor que no decide que su libro tenga 500 páginas o 90. Es la duración que pedía el concepto de este trabajo», asegura. En él, los elementos naturales sirven de metáfora: «La descripción de paisajes hace referencia a las emociones que se sienten ante un cambio. Son mis sentimientos y sé en qué parte de la letra están encerrados, pero cada uno puede interpretarlos a su manera, porque hablan del disfrute o de la belleza de la autodestrucción. También me interesa la idea de regocijarse en los recuerdos y la melancolía que producen, aunque se conviertan en tristeza», explica Fernández. Si en el anterior disco el peso narrativo lo llevaban instrumentos clásicos, en este hay programaciones electrónicas que ayudan a la atmósfera, a sentirse frente al precipicio. «Nuestra propuesta no nació para buscar un nicho de mercado, sino como proyecto artístico. Tenemos la suerte de que Origami, nuestro sello, lo entiende y nos da libertad, pero sabemos que no es fácil». Lo más difícil, es decir, hacer buenas canciones, ya lo han conseguido.