La EMT absorbe el servicio de grúas y los aparcamientos públicos

La pérdida de viajeros de la empresa obliga al Ayuntamiento a su reestructuración. Botella asegura que no habrá despidos

Desde enero la EMT pasará a denominarse Empresa Municipal de Movilidad y Transportes
Desde enero la EMT pasará a denominarse Empresa Municipal de Movilidad y Transportes

La Empresa Municipal de Transportes (EMT) dejará de ceñirse a la gestión de los autobuses urbanos de la capital a partir del primer semestre del año que viene. En ese plazo, antes de junio de 2014 (aunque a efectos contables se aprobará a 1 de enero), esta sociedad dependiente del Ayuntamiento de Madrid se fusionará con Madrid Movilidad, dando lugar, según explicó ayer la alcaldesa Ana Botella durante el anuncio del plan de futuro de la EMT, a una empresa que ampliará sus líneas de actuación a los servicios de grúa, gestión de aparcamientos públicos, consultoría y gestión publicitaria de las marquesinas de los autobuses.

El objetivo de esta integración de empresas (la absorción estará completamente finalizada en el plazo de dos años) pretende salvar las cuentas de la EMT para dar lugar a una nueva sociedad –la Empresa Municipal de Movilidad y Transportes– al tiempo que se permitirá mantener todos los empleos, mejorar el servicio y reducir los gastos al compartir gestión y reducir el número de direcciones en la gestión de estas compañías. La EMT transportó 490,6 millones de viajeros en 2006 y, al cierre de 2013, habrá desplazado a 404,5 millones, con una pérdida acumulada de clientes del 17%.

La nueva empresa reducirá el número de direcciones y reasignará las competencias de las restantes para concentrar en una sola cartera el máximo número de responsabilidades, explicó la regidora. También renegociará en 2014 el convenio colectivo de los trabajadores. En la actualidad los costes de personal suponen el 73% del presupuesto anual de la empresa (de sus 8.200 empleados 5.700 son conductores) mientras que los costes de explotación son el 27%, cinco puntos menos que en 2006. «Si bien es cierto, que durante los dos últimos años, se ha realizado un esfuerzo de contención de los gastos de personal, éstos son a final de 2013, un 43% superiores a los de 2006», incidió el responsable del área de Movilidad de Madrid, Diego Sanjuanbenito.

Haciendo un balance de la actividad de la empresa municipal de autobuses el responsable del área de Movilidad en Madrid, Sanjuanbenito, reconoció que la situación de la EMT «no ha sido ni es ajena al escenario coyuntural en el que nos encontramos» y relató que desde 2006 la empresa ha experimentado «un descenso continuado» con una pérdida de usuarios superior al 17% (85 millones de viajeros. «Desde el punto de vista económico y financiero, resulta mutuamente beneficioso. Por un lado, la incorporación de Madrid Movilidad genera nuevos ingresos para la EMT y, por otro lado, buena parte de la tipología de los gastos de ambas son de naturaleza similar, sobre todo los asociados al mantenimiento de sus flotas de grúas y autobuses y a los consumos en combustibles. Por lo que se podrán obtener economías de escala y establecer sinergias que mejoren la eficiencia de los dos servicios», añadió Ana Botella.

Para empezar la fusión de estas empresas lograría el mantenimiento de ambas ya que la nueva ley de reforma local impide que los organismos públicos mantentan empresas deficitarias. Pero además, según los cálculos del Ejecutivo municipal, la integración de ambas sociedades logrará un ahorro del 5,45% en costes de combustibles y material, así como un 13% en suministros y servicios durante los dos próximos años, a los que habría que sumar los posibles ingresos derivados de parte del patrimonio inmobiliario de la sociedad. Además, el Gobierno de la ciudad de Madrid tiene previsto implantar un plan de eficiencia energética a partir del próximo enero que lograría alcanzar un ahorro de energía de en torno al 20%. La EMT, según un comunicado emitido por el Ayuntamiento, continuará con la apuesta por las energías limpias y renovables para la flota de autobuses –en 2014 el 65,2% de la flota total será limpia y el 100% de la que circula por la Zona de Bajas Emisiones (ZBE)–. Asimismo, se va a ampliar a todos los centros de operaciones de la empresa municipal de autobuses la instalación de paneles de generación de energía solar, térmica y fotovoltaica.

Así, la nueva EMT pasará también a gestionar la grúa municipal cuyos vehículos estarán conectados a encargados de la vigilancia de los carriles bus para lograr que éstos estén el máximo tiempo posible descongestionados y mejorar la calidad del servicio de los autobuses. Entre las nuevas competencias se suma también el servicio de control de aparcamiento de la EMT (SACE, los vehículos con videocámara que controlan las infracciones en el carril bus) y controlará de forma directa los 16 aparcamientos municipales (4.500 plazas en seis de residentes y diez de rotación). Además, añadirá la gestión publicitaria de los postes existentes en las marquesinas de los autubuses y que, hasta ahora, gestionaba la dirección general de Áreas Urbanas, Coordinación y Educación Ambiental.

Una fusiónque divide a la oposición

El plan de fusión de la EMT no fue precisamente bien recibido ayer por los grupos de la oposición en el Ayuntamiento de Madrid. Así, el socialista Jaime Lissavetzky consideró que sumar la gestión de grúas es una «aberración» puesto, evidentemente, la nueva línea de negocio no se corresponde con la esencia de la empresa de buses urbanos. Su grupo municipal va a solicitar una reunión con consejos de administración de ambas empresas para conocer al detalle el contenido del plan. IU, por su parte, tildó la absorción de la empresa de maniobra de «maquillaje» mientras que UPyD, que no se opuso a la medida presentada por Botella, se muestra escéptico con el resultado de la fusión.

Éxito de público en la segunda edición del Autobús de la Navidad

En su segunda edición, el autobús de la Navidad vuelve estos días a registrar colas kilométricas en su parada de salida en Colón. Este año este autobús de la EMT cuenta con un servicio especial que recorre las calles para que sus usuarios disfruten de la iluminación y actividades programadas para estas fechas cuenta con tarifas más reducidas para los mayores de 65 años. El acceso para los niños hasta 7 años es gratuito. Este servicio funcionará hasta el 6 de enero con las únicas excepciones del 31 de diciembre, y el 5 de enero que no estará operativo.Ver más: http://20minutos.es/noticia/5416/0/bus-navidad/