Política

La espera será larga en Madrid

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El anuncio de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, de que no se presentará a las elecciones municipales abre, a ocho meses de esa cita, las quinielas para la alcaldía más preciada por el PP, aunque en el partido no creen que cambie en nada el plan de Mariano Rajoy: apurar hasta el final.

Ya lo dijo ayer el presidente del Gobierno en el Comité Ejecutivo Nacional del partido, los plazos con los que cuenta el PP para decidir sus candidatos son los que marca la ley y "no hay prisa"para dar a conocer los nombres.

Fue una llamada a la calma pero también una advertencia: Rajoy no es amigo de las prisas y tampoco le importan las especulaciones. Si su plan es ese lo cumplirá a rajatabla.

Así lo ven varios dirigentes y diputados del PP consultados esta tarde por Efe.

Entienden que la decisión de Botella despierte todo tipo de conjeturas sobre quién aspirará al bastón de la capital, pero recuerdan la forma de trabajar de su jefe. "Marianismo puro y duro", dice un diputado popular.

Y bromean sobre el hecho de que la incertidumbre de estos meses agotará a los medios de comunicación y pondrá nerviosos a los rivales políticos del PP, que no sabrán contra quién cargar, mientras la gestión de Botella -el tiempo que le queda en el Palacio de Cibeles- quedará en un segundo plano.

Se da una situación muy parecida a la vivida en las elecciones europeas: Rajoy dejó para el final la designación de su cabeza de lista, y aunque fue previsible y eligió a Miguel Arias Cañete los populares se ahorraron más de una contienda de precampaña contra los candidatos de otros partidos como la socialista Elena Valenciano.

No esconden en el PP, no obstante, que la alcaldía de Madrid es para el partido una joya tan preciada -o más- que un gobierno autonómico, y perderla en mayo de 2015 sería un duro golpe difícil de digerir a pocos meses de las elecciones generales.

Tras la comparecencia de Botella, la dirección del PP ha expresado su respeto a esta decisión que, han subrayado, es "personal", además de recordar que Madrid seguirá teniendo gobierno local hasta los comicios.

Más tarde, el vicesecretario general de Política Autonómica y Local, Javier Arenas, ha asegurado que el PP presentará una "gran candidatura", por la importancia de esta plaza y por la "gran vinculación del PP"con los vecinos de Madrid.

Todo un guiño el de Arenas a los votantes del PP en Madrid, que se han distinguido durante muchos años por una fidelidad que el partido necesita más que nunca.

Botella ha anunciado su marcha un día después de que el número tres del partido, Carlos Floriano, dijera que el PP tiene "muchos candidatos"para la Alcaldía, incluida ella.

Y ahora, ¿quiénes son esos "muchos candidatos"? Empiezan las quinielas.

Difícil podría tenerlo, si se quiere postular, Esperanza Aguirre, ahora que un juez ha calificado de delito su incidente con la Policía Municipal.

Pero hay otros nombres, de mujeres también, que han aparecido en muchas ternas: la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes y la vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría.

Todo es posible y nada es descartable. Ni siquiera la propia Sáenz de Santamaría negó esta posibilidad cuando se le preguntó la semana pasada aunque, eso sí, aseguró que no pensaba en ello y que será disciplinada con lo que el partido -es decir, Rajoy- decida.

Empieza el compás de espera, y una vez más los populares -y los medios, y los demás partidos- deberán armarse de paciencia y esperar a que su líder se pronuncie sobre las candidaturas.

La de Madrid no es la única sobre la que Mariano Rajoy tendrá que tomar una decisión, pero sí es, eso nadie lo duda, una de las claves en la cita con las urnas del 24 de mayo de 2015. Si no la principal.