La federal de IU insta a Gordo y Pérez a que dimitan por las «tarjetas black»

Gregorio Gordo, que ya puso su cargo a disposición del partido y Ángel Pérez, que no ostenta ningún cargo orgánico al margen del institucional en el Ayuntamiento, han sido instados a salir de la organización por su implicación en el caso de las tarjetas opacas de Caja Madrid
Gregorio Gordo, que ya puso su cargo a disposición del partido y Ángel Pérez, que no ostenta ningún cargo orgánico al margen del institucional en el Ayuntamiento, han sido instados a salir de la organización por su implicación en el caso de las tarjetas opacas de Caja Madrid

-Han pasado más de dos meses desde el escándalo de las «tarjetas black» de Caja Madrid hasta que la federal de IU ha decidio tomar medidas sobre los implicados de su partido en el asunto. Lo han hecho tan tarde, aseguran, por no interferir en el proceso de primarias de Madrid –a pesar de que una de sus candidatas y finalmente vencedora, Tania Sánchez, lo pedía en sus mítines– y ayer, en la última reunión de la Presidencia Federal de este año, fue el día elegido. Así, han dado por zanjada la crisis de las tarjetas opacas pidiendo el cese de sus portavoces en la Asamblea y el Ayuntamiento de Madrid, Gregorio Gordo y Ángel Pérez, respectivamente. Sin embargo, y para sorpresa de muchos, han salvado al «número dos» de la organización, Miguel Reneses, cuya dimisión también pedían muchos dirigentes de IU al considerarle igualmente responsable durante su etapa como coordinador madrileño (finales de 2000-principios de 2002). Reneses, además, ya estuvo implicado en un asunto de acoso sexual, que finalmente fue archivado.

El órgano de dirección de IU ha tomado esta decisión después de estudiar el informe de la Comisión de Transparencia, que, tras escuchar sus alegaciones, ha elaborado un dictamen sobre el alcance de sus responsabilidades políticas en relación con los escándalos de las tarjetas. Aprobada por 24 votos a favor, cuatro en contra y cinco abstenciones –menos de la mitad de los miembros de la Presidencia Federal– la resolución incluye la suspensión cautelar del Consejo Político Federal del diputado autonómico Antero Ruiz, ex responsable institucional de IU-Madrid y ex coordinador de Presidencia. Gregorio Gordo también sale fuera de este órgano de dirección después de que él mismo pusiera su cargo a disposición de la organización mientras que Ángel Pérez no ostenta ningún cargo orgánico al margen del institucional como concejal y portavoz municipal. Según el texto aprobado, corresponde a la federación madrileña adoptar de manera «urgente» las medidas necesarias para que la acción política e institucional de IU quede «claramente situada» en los límites «de la ética y la transparencia» que siempre ha defendido la formación.

De la misma manera, urgen a la dirección federal y a IU-Madrid a que refuercen el marco necesario de coordinación para dar respuesta a la «mayoría social trabajadora». La Presidencia Federal cierra aparentemente la crisis con la federación regional a causa del escándalo de Caja Madrid, aunque la última palabra la tiene la Presidencia regional que se reunirá mañana, según Efe.

En la resolución que aprobó hace un mes ya se decidió pedir la dimisión o el cese de los ex coordinadores madrileños que tomaron decisiones «relevantes» en relación con este caso, pero entonces no se señaló expresamente a ningún responsable. No obstante, muchos dirigentes acusaban a Miguel Reneses, Ángel Pérez y Gregorio Gordo de ser los principales valedores de los consejeros de IU que se sentaron en Caja Madrid y que con su comportamiento sostuvieron la gestión de Miguel Blesa al frente de la entidad. Sobre todo, apuntaban a José Antonio Moral Santín, que llegó a ser vicepresidente de la entidad, y que, a parte de su cuestionada gestión en la caja, se gastó casi medio millón de euros con las tarjetas opacas. Mañana, no obstante, la Presidencia regional hablará al respecto y tratará de zanjar ya el asunto.