Gota fría en Madrid: Arganda y Valdemoro, en el ojo de la tormenta

La tromba de agua arrastró coches, provocó cortes en la M-40 y afectó a varias líneas del suburbano. Se registraron hasta 46 litros por metro cuadrado

La tromba de agua arrastró coches, provocó cortes en la M-40 y afectó a varias líneas del suburbano. Se registraron hasta 46 litros por metro cuadrado

Las fuertes tormentas de lluvia y granizo caídas a lo largo de toda la Comunidad han obligado a los servicios de emergencias a emplearse a fondo ante los numerosos avisos por acumulación de agua, riadas, inundaciones de garajes y caídas de ramas. El centro de Emergencias 112 tuvo que gestionar múltiples llamadas procedentes de todas las zonas de la región, en especial en los municipios del sur y el este. Desde las 16:00 hasta las 21:00 horas el 112 gestionó 1.134 expedientes que originaron cerca de un centenar de intervenciones.

Por su parte, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, informó a través de Twitter de que los bomberos realizaron más de 200 intervenciones en la región. Los municipios más afectados por esta Depresión Aislada en Niveles Altos (DANA), conocida comunmente como «gota fría» que llevó a la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) a activar el aviso naranja por «riesgo importante», fueron Arganda del Rey, Valdemoro, Pinto, Rivas, Getafe, Fuenlabrada y Madrid capital principalmente, así como Alcalá de Henares y Becerril de la Sierra.

En la capital, a última hora de la tarde se registraron cortes de tráfico en el carril central de la M-30, así como en los túneles de Alfonso XIII y República Dominicana. El Metro también se ha visto afectado, llegándose a interrumpir la circulación de trenes en las líneas 5, 6, 7, 9 y 12 por acumulación de agua. También se produjeron cortes de luz en varias zonas del sur de la ciudad.

También las carreteras de la región se han visto afectadas por cortes debido a la acumulación de agua, que generó balsas en la calzada. En la M-40, a la altura del Barrio de la Fortuna, fueron muchos conductores atrapados

por el corte del tráfico. Una situación que también se vivió en la M-506, a su paso por Fuenlabrada, donde los bomberos de la localidad tuvieron que achicar agua mientras la Guardia Civil desviaba el tráfico.

A partir de las 22:00 horas se registraron retenciones también en la A-42, desde los kilómetros ocho al 6; en la A-3, en Santa Eugenia; en la A-5, en Alcorcón; y en la M-45 a su paso por Leganés.

La intervención más relevante en este sentido fue un accidente de tráfico en el kilómetro 55 de la M-501, a la altura de San Martín de Valdeiglesias. El resultado fue de dos heridos: uno grave, trasladado en helicóptero al Hospital 12 de Octubre, y otro leve, enviado al Hospital de Alcorcón. El director general de Emergencias de la Comunidad, José Luis Villarroel, afirmó que, principalmente, solo hubo que lamentar «daños materiales. La región ha ido recuperando la situación de normalidad».

Tiendas bloqueadas

Pero, sin duda, una de las poblaciones más afectadas fue Arganda del Rey, donde se registraron 46,4 litros por metro cuadrado. Las imágenes que dejó la tromba de agua y el granizo eran espectaculares: calles convertidas en auténticas riadas que arrastraban a su paso todo tipo de objetos, desde mobiliario urbano hasta coches. El alcalde de la localidad, Guillermo Hita, declaró acerca de los importantes daños materiales: «Estamos valorando los daños y despejando todas las vías para que se pueda circular en todas ellas para poder actuar sobre los comercios», que han quedado afectados por el agua y por un «aparatoso» granizo, indicó el regidor en declaraciones a Telemadrid. El Ayuntamiento abrirá una oficina de atención a los damnificados para que se haga una valoración completa de los daños y puedan actuar los seguros. Los vecinos se vieron obligados a recoger con palas y cubos la gran cantidad de granizo acumulado delante de varios comercios que permanecían bloqueados. Otra amenaza añadida para estos locales fueron los coches, descontrolados y empujados por la fuerza del agua, que se precipitaban contra las tiendas.

Mientras, en Leganés, el Ayuntamiento optó por cerrar los parques «como medida de precaución ante el riesgo de lluvias y tormenta». Pinto fue otra de las localidades que atravesó dificultades, solventadas por la Policía local, y el servicio de Emergencias local PIMER-Protección Civil.

Sin embargo, ha sido Valdemoro el lugar que ha dejado algunas de las imágenes más impresionantes de la jornada. Las calles totalmente anegadas y las fortísimas rachas de viento alertaron a los vecinos, que, sin embargo, no dudaron en salir a la calle para ayudar a achicar el agua. Y es que varios garajes y comercios se habían inundado. Tal y como informó Telemadrid, los bomberos les pidieron que se retiraran para poder quitar el lodo acumulado en una de las rotondas de la localidad, manteniéndola bloqueada.

El alcalde de Valdemoro, Sergio Parra, recomendó ayer a los vecinos no salir de casa. «Estamos atendiendo numerosas incidencias», afirmaba por su parte en las redes sociales la Policía Local, que rogaba «paciencia» a los ciudadanos. Además, también se registraron varios cortes de luz.