Política

Las bases piden primarias para confirmar a Gabilondo

La nueva dirección del PSM asegura que no hay tiempo, mientras Gómez denuncia que el proceso podría hacerse en dos semanas

La gestora del PSM, presidida por Rafael Simancas, mantuvo ayer su primera reunión en Callao
La gestora del PSM, presidida por Rafael Simancas, mantuvo ayer su primera reunión en Callao

Convertirse en el capitán de la nave socialista madrileña es el sueño que pasa estos días por la cabeza de muchos militantes del Partido Socialista de Madrid (PSM). Bien como candidato a unas elecciones, bien como secretario general, llegar hasta el despacho principal del Palacio de la Prensa de Callao es una misión que requiere no sólo contar con el apoyo de los afiliados socialistas en la región, sino también –y en ocasiones esto es casi lo más importante– tener el beneplácito de la dirección federal. En esta guerra es en la que se adentran estos días los representantes de las distintas corrientes agrupadas bajo las siglas del PSM. Con el cese de Tomás Gómez, que hasta el pasado miércoles ocupaba tanto la dirección del partido como el «número 1» de la lista electoral a las próximas autonómicas, se reabren viejas heridas y no han faltado los que desde el primer minuto han intentado contactar con la nueva dirección –la gestora capitaneada por Rafael Simancas– para que su cuota se tenga en cuenta. La primera batalla, que, por tiempo, será la de la candidatura regional, ya ha provocado que la nueva dirección del PSM se encuentre con la oposición de varios grupos de militantes.

El mismo día que Pedro Sánchez ordenaba la salida de Tomás Gómez de Callao, desde Ferraz se filtraba el nombre de su posible candidato: Ángel Gabilondo había sido designado cabeza de cartel del PSOE a la Comunidad para los comicios del próximo mayo. El nombre, aseguran desde la dirección nacional, no fue escogido al azar. El ex ministro siempre ha entrado en las quinielas para el cargo y sería considerado un candidato de consenso al que apoyarían todas las familias. «Ahora debemos tomar una solución ágil, no hay tiempo, pero hay que respetar lo que diga la mayoría», explicaba ayer el representante de una de las familias del socialismo madrileño. En el mismo sentido se expresaron los afiliados agrupados bajo las corrientes Izquierda Socialista y Gana Madrid, que ya están recogiendo firmas para exigir a la dirección del partido que Gabilondo, que en principio es un candidato que sí les gusta, sea ratificado en un proceso de primarias abiertas. También comparten esta opinión los partidarios de Gómez, quien, cuando era uno de los candidatos, optó por primarias cerradas. «Pido que se elija un nuevo candidato a la presidencia de la Comunidad a partir del voto de los militantes, como se ha elegido siempre», reclamó el ex alcalde de Parla en declaraciones recogidas por Ep. El ex líder, que quiso dejar claro a Sánchez en su última intervención en la Asamblea que «puede estar tranquilo» porque no va a «competir por ningún puesto en el PSM», ayer dejó caer que Pedro Zerolo sería el candidato idóneo para sustituirle en la Comunidad y que Antonio Miguel Carmona (que se presentará liderando la lista del PSOE al Ayuntamiento de Madrid) sería el adecuado para ocupar su despacho en Callao. Zerolo no tardó en negarse.

Pero más allá de la opinión de una y otra corriente, el presidente de la gestora, Rafael Simancas, quiso aclarar ayer que ya no hay tiempo para más procesos electorales previos a la cita con los ciudadanos en las urnas. Tendrán en cuenta la recogida de firmas que surgió a propuesta de una asamblea de militantes socialistas reunida en Alcalá de Henares el pasado 11 de febrero, tras conocerse la destitución del ex secretario general, pero lo único que van a hacer en la práctica es realizar consultas en las agrupaciones que posteriormente pondrán en común con el fin de ratificar al candidato. Una solución, aseguraron, tan «democrática» como cualquier otra, que pondrán en marcha «por cuestiones de tiempo y de excepcionalidad». Y es que, aunque Gómez aseguró que dos semanas son tiempo más que suficiente para poner en marcha un proceso interno en el que sean las bases las que elijan a sus candidatos, en Ferraz opinan que «montar unas primarias es un procedimiento amplio en el tiempo» y el calendario no da tregua.

Tregua hasta después del 24-M

Tras los comicios, la elección del nuevo secretario general del PSM será harina de otro costal. Según ha podido saber LA RAZÓN, hasta el teléfono de Simancas en Callao ya están llegando llamadas de varias personas de peso en el aparato «tomasista» que ahora se ponen a disposición de la dirección que le ha hecho caer y a las que ha espantado la apuesta de Gómez por Antonio Miguel Carmona. «Habrá que ver que pasa en las elecciones. Carmona es representante de la ejecutiva que ha obtenido los peores resultados para esta federación en la Comunidad, sería más de lo mismo», indicó uno de los ex afines a Tomás que ahora están dispuestos a dar batalla en el caso de que el televisivo –que también recibió ayer el apoyo del portavoz de los socialistas en el Congreso, Antonio Hernando– decida dar el paso adelante para ocupar el despacho con vistas a la plaza de Callao. Quieren renovación a toda costa, pero si hay algo que saben las principales figuras de la federación socialista madrileña es que el que se rebela contra la dirección tiene más posibilidades de perder que de ganar. «Tomás arrasaba porque tenía el poder del partido. Ahora cambia toda la partida», sentencian en Callao.

Reguero de bajas en el Grupo Parlamentario

Primero fueron las diputadas Maru Menéndez y Rosa Alcalá las que anunciaron su renuncia al escaño que han ocupado en la Asamblea durante toda la legislatura tras la destitución de su «número 1». Ayer, aunque había asegurado que lo haría la semana que viene, fue el propio Tomás Gómez quien entregó su acta como parlamentario regional. Tres bajas a las que también se ha unido ya la de otro de los hombres de confianza de Gómez, Eusebio González Jabonero. El hasta ahora portavoz de Educación del Grupo Parlamentario Socialista tampoco volverá más a la Asamblea.

El detalle

¿Readmisiones tras los despidos por burofax?

- Después de dejar en la calle el pasado jueves a once cargos de confianza de la organización de Tomás Gómez, a los que comunicó que se quedaban sin empleo a través de un burofax a media tarde del jueves, los responsables de la gestora valoraron ayer la posibilidad de que alguno de sus ya ex empleados vuelva a Callao. Así, aclararon que los afectados contaban con contratos por obra y servicio ordenados por la antigua dirección y que algunos de ellos podrían volver en los próximos días, tal y como solicitó su Comité de Empresa, a sus puestos de trabajo.