Los afiliados de IU Rivas piden la dimisión de Fausto Fernández

La Razón
La RazónLa Razón

El informe de la Cámara de Cuentas en el que se denunciaban numerosas irregularidades en el Ayuntamiento de Rivas ha sido la chispa que ha hecho estallar el polvorín en el que se ha convertido Izquierda Unida en este municipio.

A raíz del contenido de dicho documento, y el mismo día de su publicación en la web del organismo (el pasado miércoles 27) ,la Asamblea de afiliados de IU de Rivas-Vaciamadrid decidió «exigir la dimisión o cese» del concejal de urbanismo y ex alcalde, Fausto Fernández, y del consejero delegado de la Empresa Municipal de la Vivienda, el ex edil de la coalición José Ramón Martínez Perea, y «la inmediata devolución del acta de concejal del primero a esta organización por una gestión opaca y contraria a la política de IU tanto de la empresa pública, como de este asunto». La petición de dimisión no fue tan inmediata como pueda parecer, ya que, antes de su publicación, miembros de la coalición habían tenido acceso a dicho documento.

El origen de esta polémica reside en que, según el informe del organismo regional, existe poco «control y transparencia» en la Empresa Municipal de la Vivienda de dicho municipio, por lo que recomienda al Ayuntamiento que apruebe «un plan de control financiero, a ejecutar por la Intervención municipal, en el que se incluya la fiscalización de la EMV desde su creación». El descontrol al que se refiere fue tal, que se alerta sobre un desajuste contable, sólo durante los años 2010 y 2011, de más de 20 millones de euros. Además de esta evidente irregularidad, dicho informe acusaba al Ayuntamiento de no haber cumplido «con las obligaciones de defender y proteger su patrimonio, por lo que deberá ejercer las acciones judiciales que sean procedentes para ello». Asimismo, expone que el consistorio tiene deudas sin reconocer y expone deficiencias en el sistema de contrataciones que se utilizaba.

Pero junto con el informe de la Cámara de Cuentas y las irregularidades que revela, existe una razón política por la que estas dimisiones se piden desde dentro de Izquierda Unida. Se trata de una guerra de poder –que desde IU se niega– entre diferentes sectores del partido por hacerse con el control del único gran ayuntamiento que controlan en toda la región.

Guerra interna

Diferentes facciones del mismo tratan de menoscabar la autoridad del alcalde del municipio, José Masa, del histórico dirigente de Izquierda Unida Fausto Fernández y de otros miembros, como el portavoz y coordinador general del partido en Rivas, Pedro del Cura.

Desde el grupo comunista aseguran que «todo esto no es un conflicto interno, sino un grave problema político en el que nos jugamos el prestigio y la coherencia del conjunto de IU, por lo que instamos a la dirección local a que se ponga al frente de la defensa pública de la honestidad de nuestra organización», y aseguran que esto repercute en «la puesta en valor del patrimonio político que supone la gestión de IU en esta ciudad frente a los intentos de desprestigio de nuestros adversarios políticos».

IU asegura en su comunicado que explorará «la apertura del proceso disciplinario que hubiera lugar ante la negativa de aplicación de los acuerdos del partido por parte de cargos públicos»