Madrid

Sacrificados los perros que devoraron a sus dueñas en Colmenar de Oreja

El informe realizado por los veterinarios del centro donde estaban determinó la elevada agresividad de los perros, la dificultad de su manejo, la falta de documentación y la carencía de vacunas contra la rabia

Los seis perros de la familia están en cuarentena en un centro de acogida de la Comunidad.

Publicidad

El Centro Integral de Acogida de Animales de la Comunidad de Madrid (CIAAM) ha sacrificado a los perros que mataron a sus dos dueñas en Colmenar de Oreja y al resto de canes que vivían en el chalé --un total de seis--, han informado a Europa Press fuentes de la Consejería de Medio Ambiente.

Los análisis preliminares han concluido que los dos perros 'asesinos', de la raza Dogo de Burdeos estaban cruzados con American Staffodshire Terrier, de la que proceden los otros cuatro. La primera raza no está en la lista de peligrosos en la Comunidad de Madrid (aunque sí en otras regiones españoles y otros países) mientras que los American Staffodshire sí están en dicho catálogo.

El sacrificio se produce después del informe realizado por los veterinarios del centro, que ha determinado la elevada agresividad de los perros, la dificultad de su manejo, la falta de documentación y la carencía de vacunas contra la rabia, lo que podría poner en peligro la seguridad de los empleados y del resto de los animales allí albergados.

Publicidad

El sacrificio de los perros que atacaron y mataron a sus dueñas –la madre, Luisa, de 57 años, y su hija Eva, de 41,- estaba a la espera de decisión judicial.

Publicidad

Los hechos se sucedieron el pasado miércoles 1 de noviembre en la vivienda unifamiliar del número 578 de la calle Ibor, en la urbanización Balcón del Tajo de Colmenar de Oreja. Los maridos de Luisa y Eva encontraron en el patio a las dos víctimas con diversas mordeduras de perro. Consiguieron controlar a los canes y avisaron a la Guardia Civil, quien se personó en la escena junto con miembros de emergencias del SUMMA 112 que solo pudieron confirmar el fallecimiento de las dos mujeres.

Los seis perros fueron trasladados al Centro Integral de Acogida de Animales de Madrid (CIAAM), donde fueron examinados por los veterinarios los últimos días en busca de alguna pista que pudiera esclarecer los hechos. A los canes se les extrajo muestras de sangre y de ADN para comprobar cuales de ellos participaron en el ataque.

El sacrificio de estos animales es compatible con la Ley 4/2016, de 22 de julio, de Protección de Animales de Compañía de la Comunidad, conocida popularmente como la «ley de sacrificio cero», siempre que se cumplan las circunstancias y condiciones previstas en el artículo 9. Dicho artículo establece que, en su defecto, serán las «Consejerías Competentes en Materia de Protección Animal, Sanidad Animal y Salud Pública» quienes podrán ordenar la eutanasia de los animales en los siguientes supuestos: «para evitar su sufrimiento», por «motivos de sanidad animal», por motivo de garantizar la «seguridad de las personas o animales», por la existencia de «riesgo para la salud pública» o por «riesgo medioambiental».

Publicidad

Asimismo, la Ley 50/1999, de 23 de diciembre, que regula el Régimen Jurídico de la Tenencia de Animales Potencialmente Peligrosos, establece como infracción administrativa «muy grave» en su artículo 13, apartado 1, epígrafe d), el «adiestrar animales para activar su agresividad o para finalidades prohibidas». También se identifica, en el punto e), el «adiestrar animales potencialmente peligrosos por quien carezca del certificado de capacitación» como infracción administrativa muy grave.

El marido de una de las víctimas y dueño de los perros, podría ser sometido a una multa conforme a la Ley 50/1999, la cual iría desde 2.404,06 hasta 15.025,30 euros por las infracciones muy graves descritas más arriba al no contar con los permisos de tenencia de los canes, y al no poseer estos el microchip identificativo necesario. Además, como ya se anunció, podría ser acusado de homicidio imprudente ante la ausencia de la documentación pertinente sobre los perros.