Montoro vuelve a tumbar el Plan Económico de Carmena

Hacienda considera que el Gobierno de Ahora Madrid no respeta las reglas fiscales. Maestre señala que mantendrán su hoja de ruta

Hacienda considera que el Gobierno de Ahora Madrid no respeta las reglas fiscales. Maestre señala que mantendrán su hoja de ruta

El culebrón en el que parece haberse transformado la relación entre el Ayuntamiento de Madrid y el Ministerio de Hacienda sumó ayer un nuevo capítulo. De nuevo el departamento dirigido por Cristóbal Montoro rechazó el Plan Económico Financiero redactado por el Ejecutivo de Ahora Madrid para los años 2016 y 2017. A juicio de Hacienda, el consistorio de la capital «no implementa las medidas solicitadas tendentes a la consecución de las reglas fiscales». Este «no» a la hoja de ruta económica del equipo de Manuela Carmena llega después de que Hacienda ya tumbase hace meses el plan municipal al considerar que preveía «una ruptura de su techo de gasto de 2014 a 2017 en cerca de 700 millones de euros con un decremento considerable de su capacidad de financiación, algo incompatible con los objetivos de estabilidad asignados a España». Tras su comparecencia en la comisión de Hacienda del Senado, Montoro expresó su convecimiento de que «los órganos de Gobierno del Ayuntamiento adecuarán su presupuesto a las necesidades del plan».

Desde el Ayuntamiento, no comparten el diagnóstico de Montoro, ya que consideran que la exigencia está «cumplimentada» tras haber procedido ya a un acuerdo de no disponibilidad de crédito por valor de 17 millones de euros en el ejercicio 2016 correspondientes con la cantidad de dinero por la que el consistorio rompió la regla de gasto en 2015. Esta circunstancia hace, según explicó la portavoz, Rita Maestre, que el Ejecutivo de Ahora Madrid mantenga «la hoja de ruta que tenemos hasta ahora, no hay ningún cambio que hacer». Cosa bien distinta es lo que pueda suceder en los próximos meses. Dentro del primer trimestre de este año, el Ayuntamiento liquidará el presupuesto de 2016 y en ese momento puede constatarse un nuevo incumplimiento. Según las estimaciones que el propio Ayuntamiento realizó hace meses, está quiebra podría rebasar los 300 millones, lo que implicaría un reajuste en las cuentas de 2017, aún pendientes de aprobación. Maestre no quiso hacer valoraciones en torno a ese más que probable incumplimiento de la regla de gasto en las cuentas de 2016, porque no ha llegado el momento de la liquidación.

Sobre la negociación de las cuentas de 2017, Maestre auguró que «más pronto que tarde» se firmará el acuerdo al haberse aceptado 158 de las 160 enmiendas socialistas. La portavoz del PSOE, Purificación Causapié, señaló que la negociación continúa y que exigirán un cambio de rumbo en empleo, en urbanismo y en políticas sociales.