Tres semanas para unas Ventas sin cubierta fallida

La investigación de lo ocurrido durará 15 días. Patrimonio aún debe dar el visto bueno al proyecto de desmontaje

Cuando parecía todo listo para la inauguración de la cubierta de la Plaza de Las Ventas, que se iba a celebrar hoy en un acto masivo, todo se ha quedado en agua de borrajas. Desde el día que se produjo el derrumbamiento, el pasado lunes, se han desarrollado las pruebas periciales necesarias para determinar el porqué de la caída. Tanto los técnicos de Taurodelta (empresa gestora de la plaza), como los de Warner (arrendataria de los eventos no taurinos), Spandec (responsable de la fabricación de la cubierta) y los del Grupo Plus (encargada del montaje), están elaborando un dictamen para vislumbrar si el derrumbamiento se produjo por el montaje, la construcción o el diseño. Los responsables de elaborar este informe declararon que tardarán dos semanas en finalizarlo y, en el momento que esté terminado, lo pondrán a disposición pública.

Además, según pudo saber este periódico, debido a que la plaza de toros es Bien de Interés Cultural, la empresa responsable deberá realizar el mismo proceso que cuando instaló la cúpula; es decir, tendrá que ofrecer un proyecto a la Dirección General del Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid y ésta deberá dar el visto bueno para que se pueda llevar a cabo el desmantelamiento de la cúpula. Por ello, es previsible que, entre la realización de las pruebas periciales y la elaboración del proyecto, hasta dentro de tres semanas Las Ventas no vuelva a su estado tradicional.

En este sentido, Salvador Victoria, consejero de Presidencia, portavoz del Gobierno y responsable de Asuntos Taurinos de la CAM, negó una «segunda oportunidad» a la cubierta. «Con la seguridad de los madrileños y de los que acuden al recinto no vamos a jugar, no hay segundas oportunidades a la seguridad», aseveró en la Asamblea de Madrid. Sin embargo, fuentes de Taurodelta aseguraron a Europa Press que, pese a que esta temporada se da por finalizada la aventura de la cubierta, no descartan que en otoño se pueda elaborar un proyecto distinto que cuente con el respaldo del Gobierno regional, ya que la intención es que la plaza pueda servir como centro de celebración de eventos culturales fuera de la temporada taurina.