Vecinos de Embajadores ya denunciaron el árbol caído

El árbol que se desplomó el domingo en Arganzuela, en la calle Embajadores
El árbol que se desplomó el domingo en Arganzuela, en la calle Embajadores

La asociación Nudo Sur lamenta que el ayuntamiento no tale decenas de ejemplares peligrosos en vías transitadas y cerca de colegios.

Los vecinos de Arganzuela se han acostumbrado a vigilar los árboles mientras caminan en los días de viento y lluvia. Son conscientes de que decenas de ejemplares se encuentran en mal estado y cuando llega el mal tiempo, la amenaza se multiplica. Sucedió este domingo en la calle Embajadores. Las fuertes precipitaciones que afectaron a toda la ciudad provocaron la caída de un árbol que obligó a mantener cortada esta vía durante dos horas. El resultado fue de una herida leve e importantes destrozos en tres coches. Dos vehículos que estaban aparcados y uno que circulaba por la calle recibieron el impacto.

Lo que más temen los vecinos es que este episodio no sea el último. Desde la asociación Nudo Sur aseguran que llevan años denunciando el mal estado en el que se encuentran decenas de árboles. «El principal problema es que no hay mantenimiento. Hay calles en las que no se realizan las labores de arbolado», subraya Nita García, presidenta de esta asociación. Y hay casos que son especialmente preocupantes pero ante los que el ayuntamiento parece no querer actuar. Nita señala, por ejemplo, un árbol que ella personalmente ha denunciado ante el consistorio hace cuatro años. Se encuentra en pleno Paseo de las Delicias y frente a él pasan diez líneas de autobuses de la EMT lo que multiplica el peligro ante una eventual caída. Otro de los ejemplares más peligrosos se encuentra localizado en la calle Guillermo de Osma. Fue denunciado hace un año y medio y se encuentra en las inmediaciones de un colegio. «Hay árboles peligrosos por todo el distrito, por la zona de Embajadores y de Delicias sobre todo. Tienen una media de 60 años y mientras no hay viento fuerte pues no pasa nada», explica Nita. Desde la asociación que preside, se quejan de que en los últimos años se hayan vivido en Arganzuela varías caídas similares, tanto de árboles como de ramas, hasta ahora sin consecuencias graves, y el «Ayuntamiento sigue sin actuar de un modo eficaz y no hay una intención de mantenimiento de los árboles».

Esos episodios a los que se refieren los responsables de la asociación Nudo Sur no quedan lejos en el tiempo. El pasado 31 de agosto, los árboles del distrito se vieron especialmente afectados por una fuerte tormenta. Un ejemplar llegó a desplomarse sin consecuencias sobre la plaza de Francisco Morano, entre las calles Imperial y Vallejo Nájera. Doce meses antes, otra tormenta veraniega ya había dejado un escenario muy parecido. Los vecinos de las calles General Lacy y Guillermo de Osma pudieron observar como el viento y los rayos se llevaba por delante numerosas ramas de árboles. Ya entonces, desde Nudo Sur denunciaron que la culpa de todo la tenía el área de Gobierno de Medio Ambiente por no prever situaciones como ésta.

En la comisión de Medio Ambiente del pasado mes de agosto, Ciudadanos ya afeó a la delegada Inés Sabanés el hecho de que no estuviera actuando frente a este problema. El concejal Sergio Brabezo, de la formación naranja, relató entonces cómo, sólo en el mes de agosto, los servicios de emergencia tuvieron que realizar 605 salidas y más de 300 actuaciones relacionadas con ramas y árboles caídos en diferentes zonas y distritos de la ciudad.