Wanda no vende por menos de 265 millones

Las ofertas que está recibiendo el grupo chino por el Edificio España están lejanas al precio que pagó. Jianling quiere recuperar su inversión

Edificio España
Edificio España

Las ofertas que está recibiendo el grupo chino por el Edificio España están lejanas al precio que pagó. Jianling quiere recuperar su inversión

Laurent Fischler, número dos del Grupo Wanda, ha llegado a Madrid para evaluar el proceso de venta del Edificio España. El hombre de confianza de Wang Jianlin se va a entrevistar con los fondos que han presentado ofertas no vinculantes por el inmueble para conocerlas de primera mano, según han confirmado fuentes conocedoras del asunto. Wanda ha contratado a la consultora inmobiliaria JLL para desprenderse de la torre después de las trabas que ha encontrado por parte del Ayuntamiento de Madrid para proceder a su rehabilitación, en la que tenía pensado invertir 700 millones de euros para instalar un hotel, un centro comercial y viviendas de lujo. La intención inicial del grupo era derribarlo para después reconstruirlo a imagen y semejanza del original, plan que ha sido rechazado por el consistorio que dirige Manuela Carmena.

El mandato que el grupo chino ha dado a JLL es poner a la venta el edificio por 265 millones de euros. Se trata del mismo precio que Wanda pagó en 2014 al Banco Santander para hacerse con este inmueble construido en los años cincuenta, que tiene 28 plantas y 117 metros de altura. No obstante, las fuentes consultadas aseguran que los precios ofrecidos hasta el momento no llegan a esa cantidad, lo que habría motivado la llegada de Fischler a Madrid. Expertos del sector inmobiliario consideran que será muy difícil que Wanda recupere su inversión toda vez que, a precios de mercado, el valor del edificio sería de unos 220 millones de euros después de que se levantasen algunas de las protecciones de patrimonio que pesan sobre el inmueble. «Wanda podría conseguir incrementarlo si finalmente llega a un acuerdo con el Ayuntamiento de Madrid sobre los términos de la rehabilitación. Con los permisos de obra en la mano, el edificio tendría más valor porque despejaría el camino a los interesados en su compra para rehabilitarlo. Sin ellos, todo se complicaría», aseguran estas fuentes.

Ayuntamiento, una opción

Pese a seguir adelante con el proceso de venta, el grupo chino sigue negociando en paralelo con el consistorio los términos de su posible rehabilitación. Después de varios meses de tira y afloja, en abril el consistorio anunció que había recibido una respuesta por parte de Wanda en la que el grupo chino confirmaba su voluntad de seguir adelante con el proyecto de remodelación, a pesar de que ya entonces había contratado los servicios de JLL para desprenderse de la torre. Eso sí, el consistorio madrileño mantiene oficialmente su oposición a que la fachada sea demolida y después reconstruida tal cual estaba.