Un hijo pródigo bajo el brazo

El sustituto de Monchi, Óscar Arias, se presenta con la mejor noticia posible al anunciar que ya se han entablado contactos para el regreso de Jesús Navas, que acaba contrato en junio

Arias estrecha la mano del presidente, Pepe Castro
Arias estrecha la mano del presidente, Pepe Castro

Óscar Arias anuncia que ya se han entablado contactos para el regreso de Jesús Navas

La presentación del nuevo director deportivo del Sevilla, Óscar Arias, era un ejemplo de «antinoticia» que los responsables de la comunicación del club debían contrarrestar. Y a fe que lo hicieron, con un titular restallante que opacó el bajón en el ánimo que produce, por fuerza, la marcha del mito. Monchi es insustituible, de modo que la mera puesta de largo su sucesor en nada podría mitigar la pena. A no ser que surgiese otro nombre, para otro puesto, que concitase la atención. Et voilà: Jesús Navas volverá la temporada próxima.

El crack de Los Palacios, de 31 años, termina contrato con el Manchester City el 30 de junio, de modo que ya puede negociar su vuelta, que se producirá además sin desembolsar traspaso. Cuatro años y tres títulos europeos después de su marcha a cambio de 25 millones de euros, regresará gratis. Negocio redondo. «Aunque no hay gestiones iniciadas, sí que ha habido algún contacto. Es un jugador de primer nivel que para nosotros sería una opción más que interesante, como sevillista, sevillano y jugador de élite pero ya veremos qué pasa», dijo Arias de manera bien explícita.

Jesús Navas constituyó, por tanto, una perfecta cortina de humo para tapar el dossier caliente con el que se estrena Óscar Arias, el referente al entrenador. Que Jorge Sampaoli no seguirá en el Sevilla, lo saben hasta los pingüinos patagónicos, pero el nuevo director deportivo optó por ceñirse al más prudente de los guiones: «El Sevilla y Sampoli nos estamos jugando mucho ahora mismo y lo veo muy metido. Ahora veníamos hablando de la pretemporada. Él tiene contrato en vigor, por lo que creo que no procede hablar de eso». Hasta ahí, la obligada salmodia para quedar bien, pero con la adevertencia de que «en el fútbol hay muchos cambios, es algo habitual, pero el Sevilla ha demostrado saber reaccionar a los cambios. El año pasado, la dirección deportiva supo reaccionar a un cambio brusco y con poco margen de tiempo. En el caso de que hubiera un cambio de entrenador, el club reaccionaría como ha hecho siempre».

El contrato de Óscar Arias, que desde el verano de 2013 trabajaba integrado en equipo de Monchi, es por dos temporadas, si bien Pepe Castro quiso resaltar que «el tiempo es lo de menos, porque la confianza es máxima. Cuando quise hablar de dinero, me dijo que pusiese lo que estimase oportuno». Para el presidente, «la mejor alternativa estaba en la casa y no tiene sentido cambiar lo que funciona. Vendrá alguien para integrarse en una estructura que no se va a cambiar. Esa persona no tiene todavía un perfil definido, pero se sabrá pronto». El nombre de Andrés Palop aparece en todas las quinielas.