Moncloa desprecia a Madrid y no manda ningún ministro a la toma de posesión de Ayuso

La delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid, Mercedes González, “segundona” en el escalafón de la Administración, fue toda la representación que envió Moncloa al acto de la ganadora del 4-M

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, interviene en el acto de toma de posesión como presidenta de la Comunidad de Madrid
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, interviene en el acto de toma de posesión como presidenta de la Comunidad de MadridJesús Hellín Europa Press

Han pasado semanas, muchas, desde aquel 4 de mayo en que Isabel Díaz Ayuso derrotó a todos sus oponentes políticos. Y algunos no olvidan. Aún parece que se están lamiendo las heridas electorales. No han pasado página y el resquemor sigue ahí. La mejor prueba: la ausencia clamorosa de miembros del Gobierno en la toma de posesión de Ayuso al frente del Gobierno de la Comunidad de Madrid. Cero ministros.

Allí solo estaba Mercedes González, la delegada del Gobierno, como representante de Moncloa. Una presencia de segundo orden. Lo cierto es que González depende orgánicamente del Ministerio de Política Territorial y Función Pública que dirige Miquel Iceta. Y hasta ahí se llegó.

Un Miquel Iceta que sí estuvo, sin embargo, hace pocos días, en la toma de posesión del presidente del Gobierno autonómico de Cataluña, Pere Aragonès. Igualmente, cuando tómo posesión el presidente valenciano, Ximo Puig, estuvieron en la tribuna el ministro de Fomento y secretario de organización del PSOE, José Luis Ábalos, y Luis Planas, ministro de Agricultura, en representación del Ejecutivo. Ábalos también estuvo en 2019 en la toma de posesión de Javier Lambán como presidente de Aragón, que también contó con la asistencia de la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo.

En la toma de posesión de Concha Andreu como presidenta de La Rioja estuvieron los ministros de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas y el de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, además de la presidenta de Navarra, María Chivite y la presidenta federal del PSOE, Cristina Narbona.

Estaba claro que el titular de Política Territorial y Función Pública, y primer secretario del PSC, Miquel Iceta, tenía, según él y su partido, cosas mejores que hacer: asistir a una reunión del Consell Nacional del PSC donde ha defendido, de nuevo, y abiertamente, la concesión de los indultos a los presos independentistas catalanes. Madrid puede esperar.

En el acto sí estuvo arropada por su familia y amigos así como por el presidente del PP, Pablo Casado, y por los presidentes autonómicos de Galicia, Alberto Núñez Feijóo; de Murcia, Fernando López Miras; el de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco; y el de Andalucía, Juan Moreno.

Pareciera que unos y otros se han creído aquello de que con la victoria del PP en la Comunidad de Madrid cambia el ciclo político en España, y Pedro Sánchez, como repitió la presidenta madrileña, en campaña y hoy mismo, está ya en otra etapa: fuera de Moncloa. Quizá ese desplante institucional, ese enfado, venga de ahí. Y ya nadie se esconda.