Los talleres no pueden abrir por falta de equipos de protección

Ante la carencia en España, se ven obligados a comprarlos en el extranjero y tardan varios días en llegar

Tercera semana del estado de alarma
NACHO GALLEGOEFE

Cientos de concesionarios de automóviles y talleres de reparación no están pudiendo abrir sus puertas y reiniciar de nuevo sus trabajos de reparación al no poder cumplir los protocolos impuestos por el Ministerio de Sanidad. No han podido conseguir Equipos de Protección Individual (EPI) para poder proteger a sus trabajadores de posibles contagios.

En efecto, la última guía de buenas prácticas distribuida por el Ministerio de Sanidad el pasado día 11 con el protocolo para evitar el contagio en los centros de trabajo, hace que recaigan en la empresa obligaciones que no puede cumplir, dejándolas en una situación de desprotección e inseguridad jurídica. El hecho de que sea obligación de la empresa facilitar los equipos de protección individual (EPI) adecuados para evitar riesgos está impidiendo la reapertura ante la falta de equipos.

Según los empresarios de este sector, está siendo necesario recurrir a proveedores internacionales ante la falta de material en el mercado nacional. Y por ello los plazos de entrega están lejos de ser inmediatos. A esto se añade la necesidad de recurrir a terceros para verificar la homologación, por lo que esta obligación no resulta fácil de cumplir en estos momentos, máxime cuando muchas empresas han donado su material al sector sanitario. Y ahora no pueden encontrar estos equipos para poder proteger a sus trabajadores. Ante esta perspectiva, la vuelta a la actividad económica se va retrasando.