El sector espera un incremento de ventas en los dos últimos meses del año pese a la crisis económica

Estima que se incrementarán las decisiones de compra de coches nuevos cuando se acaben los fondos del Renove y se produzca la subida de impuestos prevista para principios de año

A pesar de la crisis profunda de la economía española, los fabricantes e importadores de automóviles confían en una recuperación de las ventas de coches nuevos en los dos últimos meses del año debido a los ahorros que podrán tener los consumidores adelantando su decisión de adquisición antes de que comience 2021, que traerá consigo un incremento en los impuestos de los vehículos.

Dos factores pueden influir en una aceleración de las ventas. De un lado, poder beneficiarse de los fondos del Plan Renove, que termina su vigencia el 31 de diciembre. Y por otro, salvarse del incremento de precios del 4,75% que sufrirán los coches a partir del primero de enero ante la entrada en vigor de las nuevas disposiciones anticontaminación y que afectará a todos los vehículos que superen la cota de los 130 gramos por kilómetro.

En la práctica, eso significa que el impuesto de matriculación, que supone un 4,75% del precio en origen y que actualmente deben pagar aproximadamente el 35% de los vehículos, pasará a afectar al 80% de los automóviles que se matriculan en el mercado nacional. Si el Gobierno decidiera una moratoria o la reducción de esta exigencia a cotas más bajas podría evitarse esta subida, pero no parece probable que este Gobierno vaya a renunciar a un nuevo impuesto y sus ingresos a costa de los automovilistas.

Por otra parte, la prohibición de movilidad en algunas zonas de España está provocando que los compradores no puedan comparar precios en concesionarios fuera de su zona de residencia, con lo que no pueden beneficiarse de los descuentos u ofertas que puedan encontrar o negociar en concesionarios que no sean estrictamente de su entorno.