Lamborghini Egoista, placer para uno

Para celebrar el 50 aniversario de Lamborghini, Walter de Silva, diseñador jefe de Volkswagen, ha creado el Egoista un superdeportivo monoplaza.

En el Salón de Ginebra, Lamborghini trató de rizar el rizo de la exclusividad cuando mostró al mundo el Veneno, un impresionante deportivo del que sólo se fabricarán cuatro unidades, por cierto, todas ellas ya adjudicadas a sus afortunados propietarios.

Pero parece que la firma italiana -ahora integrada en el Grupo Volkswagen- guardaba una creación aún más exclusiva para celebrar su 50 aniversario. Como traca final de la celebración de este aniversario, Walter da Silva, el diseñador principal del Grupo Volkswagen, creó el Lamborghini Egoista.

Inspirado en el mundo de la aviación, el Egoista es, como su propio nombre indica, para disfrute de una sola persona. Es, en realidad un monoplaza con un único asiento, al que nos une con un cinturón de seguridad de cuatro puntos de anclaje.

Como cuadro de instrumentos, una pantalla al más puro estilo de los 'cazas', como también está inspirado en la aviación la forma de entrar al coche, pues como sucede en el fuselaje de los aviones, hay unas zonas delimitadas para poder pisar sin afectar a la integridad de su fuselaje (en este caso carrocería), que está fabricado íntegramente en fibra de carbono.

El aspecto general del coche es absolutamente brutal, con unas enormes y afiladas entradas de refrigeración, repartidas por toda su carrocería. El motor que impulsa a este modelo único es un 5.2 V10 con 600 CV, del que no se han ofrecido datos de prestaciones ni de rendimiento... pero sólo verlo parado ya anuncia lo que puede ocurrir cuando se pise el acelerador.

Lamentablemente parece que será imposible verlo circular, pues sólo se ha construido una unidad y su destino puede ser el museo de la marca italiana.

Más información sobre el Lamborghini Egoista.