Política

Detenida por intentar matar a su madre

La joven empujó a la víctima por la escalera de su vivienda

La Guardia Civil abrió la investigación tras la denuncia puesta por la víctima
La Guardia Civil abrió la investigación tras la denuncia puesta por la víctima FOTO: GUARDIA CIVIL

Una joven de 23 años de edad ha sido detenida por la Guardia Civil por intentar matar a su madre. Los agentes le atribuyen la presunta autoría de los delitos de homicidio en grado de tentativa, lesiones graves y amenazas en el ámbito doméstico.

La investigación se inició el pasado mes de octubre, después de que una mujer denunciase la situación de inseguridad y temor que vivía en su propio hogar debido al comportamiento agresivo, incívico y violento de su hija.

La denunciante relató su estado de agotamiento y temor debido a las constantes amenazas de muerte e insultos que su hija le profería de forma continuada, siendo el punto de inflexión un incidente ocurrido en el domicilio familiar a finales del pasado mes de octubre.

Según su relato, ese día ambas se encontraban en la vivienda cuando la joven, que estaba en otra habitación de la planta superior, la llamó con la supuesta excusa de que la acompañase hasta la planta baja. La víctima acudió a su encuentro y, cuando se encontraba al borde de las escaleras, fue empujada súbitamente por su hija, de tal forma que cayó hasta el piso inferior.

Fruto de las graves lesiones sufridas, la mujer ingresó en un hospital donde le diagnosticaron diversas fracturas, entre ellas, una de en la zona cervical que, según los resultados clínicos, podría haberle causado secuelas irreparables e incluso la muerte.

Después de ser dada de alta hospitalaria, la víctima cambió su residencia para ocultarse en otro domicilio donde su hija no la pudiera localizar, ante el temor a posibles agresiones futuras.

La Guardia Civil inspeccionó el inmueble donde ocurrieron los hechos y determinó que, presuntamente, la agresión se produjo de forma premeditada cuando la joven llamó intencionadamente a su madre para después, sin mediar palabra y sin posibilidad de que ésta pudiera reaccionar, empujarla con una fuerza de tal magnitud que acabó con el cuerpo de la mujer junto al descansillo de la entrada de la vivienda.Los investigadores, además, recabaron numerosas conversaciones de mensajería instantánea entre ambas en las que, entre otras, aparecían continuas amenazas de muerte de la joven hacia su madre.