El hombre que apuñaló a su hijo y luego se suicidó en Calasparra estaba “muy deprimido”

Según la investigación de la Guardia Civil, el agresor estuvo varios días afectado tras conocer que su hijo había sido detenido por cometer actos delictivos

La Guardia Civil ha recabado información sobre lo sucedido en un domicilio de Calasparra el pasado 4 de septiembre, en el que un hombre se lanzó al vacío desde una altura de 14 metros tras haber apuñalado a su hijo, en principio, como consecuencia de una detención por delincuencia del mismo.

Según parece, según las diligencias instruidas por la Guardia Civil, recogidas por Efe, varios miembros de la familia del agresor aseguraron que desde que el padre conoció la detención de su hijo por haber cometido un robo estaba «muy deprimido».

Además, a dicho disgusto se unía la inquietud por una reciente operación de garganta y el «desasosiego que le produjo la situación creada por la pandemia del coronavirus».

Según la investigación de la Benemérita, antes de lanzarse al vacío desde la terraza de su inmueble, en el que residía con su familia, trató de prenderse fuego, algo que se comprobó ya que los investigadores hallaron en un trastero un frasco de alcohol y un mechero, así como marcas de quemaduras en la camiseta, pelo y pecho.

Agresión al hijo

Según las investigaciones, fue el hijo el que alertó a su madre de que su progenitor le había apuñalado y se dirigía a la terraza.

La inspección ocular de la vivienda permitió observar que había numerosas manchas de sangre en las paredes y el suelo, en varias dependencias, y los agentes hallaron un cuchillo de grandes dimensiones también con restos de sangre.

El hijo fue atendido en primer lugar en el Hospital Comarcal del Noroeste, en Caravaca de la Cruz, desde el que fue trasladado al Reina Sofía de Murcia, donde encontraron dos heridas abiertas en el tórax, una en la axila izquierda y otra en la espalda, de pronóstico grave.