Un Panzer en el garaje

Klaus-Dieter, de 84 años, ha sido condenado a una multa de 250.000 euros y a 14 meses de cárcel

Panzer
PanzerYoutube

En los garajes se guarda todo menos el coche. Últimamente hasta los pulpos han dejado de estar perdidos en ellos. Con el tiempo, se convierten en una suerte de mercadillo en los que pasar las horas buscando –y encontrando– tesoros. Este pesa 50 toneladas, mide 6,7 metros y era el polémico pasatiempo de Klaus-Dieter, de 84 años. Fue descubierto en 2015, cuando las autoridades germanas allanaron su casa en Heikendorf. Acudieron tras un chivatazo de que escondía piezas de arte nazi robadas. Sin embargo, lo que los investigadores descubrieron en el garaje de Klaus-Dieter fue un Panzer nazi –un vehículo blindado de la Segunda Guerra Mundial–. También guardaba morteros, cañones antiaéreos, miles de cartuchos e incluso un torpedo. Esta semana, comenzó el juicio en su contra. En Alemania, las armas bélicas están reguladas bajo la Ley de Control de Armas de Guerra y no favorecen su acopio. Finalmente, el extravagante coleccionista ha sido condenado a una multa de 250.000 euros y a 14 meses de cárcel (suspendida por la edad).

El jubilado alemán lo compró en 1977 a un británico que halló el vehículo blindado en Surrey, justo cuando iba a ser desguazado. Se lo fletó a Klaus-Dieter vía Países Bajos. Una vez llegó a su casa comenzó a repararlo, pues estaba en pésimas condiciones. Invirtió mucho tiempo y dinero (unos 280.000 euros de entonces), según los periódicos de la época.

El alcalde de Heikendorf ha recordado estos días cómo Klaus-Dieter salió montado en él durante la gran nevada del 78 a modo de «quita nieves». Durante el juicio, su abogado ha intentado justificar que, a sus años, en absoluto tenía planes militares. También incidió en que su cliente no es un simpatizante nazi y que simplemente la restauración del Panzer del 43 había sido «el trabajo de su vida». Además, en el momento de su incautación, el blindado ya no estaba en buen estado. Una veintena de soldados especialistas tuvieron que trabajar nueve horas para poder sacarlo de su garaje. Pero no es el fin de este Panzer. Un museo de Estados Unidos se ha interesado por la pieza y podría comprarlo en los próximos días.