Política

Coherencia solidaria

La Razón
La RazónLa Razón

Una gran decisión la del Gobierno de Rajoy, que demuestra así sensibilidad hacia los necesitados y hacia las reivindicaciones de la sociedad. Me refiero a la decisión del Consejo de Ministros por la que, dentro de la ley de segunda oportunidad, aumenta la protección a los colectivos más vulnerables, que quedarán excluidos de las cláusulas suelo de los préstamos hipotecarios, a la vez que se prorroga hasta 2017 la suspensión de desahucios.

La crisis económica, bastante más dura que la prevista allá por los finales de 2007, nos ha recortado a los españoles algunos, a veces hasta importantes, logros que habíamos obtenido. A todos nos ha afectado, pero sin duda a los más desfavorecidos les alcanzó con crueldad hasta límites inaceptables en una sociedad desarrollada como la nuestra, especialmente por parte de las Cajas de Ahorro y los bancos.

Tanto es así, que jamás las asociaciones de caridad, ONG y demás colectivos solidarios tuvieron tanto trabajo, hasta el punto de constituir un instrumento esencial para que en España las consecuencias de la crisis no provocaran efectos drásticos ni soliviantaran de forma más radical a los ciudadanos.

La coherencia de una nación como la nuestra obliga a no abandonar a las personas que han padecido crudeza por causas ajenas a su voluntad. Dejar en la calle, con una mano delante y otra detrás, a un español que ha cumplido con sus obligaciones o que en él se ha cebado la desgracia, no puede consentirse.

Los clásicos ya pregonaban que la mejor forma de disfrutar nuestros bienes, es compartiéndolos. Los Gobiernos son los primeros que deben predicar con el ejemplo. El nuestro da la impresión de estar en ello. Me congratulo. Así es la vida.