De las palabras a los hechos

Cuenta la Historia que Zanón de Elea negaba ontológicamente el movimiento ante la exposición del filósofo griego Diógenes. Fue entonces cuando éste se levantó, se puso a caminar y pronunció la universal frase, mitológica incluso «el movimiento se demuestra andando». Una sentencia que intrínsecamente desvela el momento en que sobran las palabras y hay que pasar a los hechos.

El enunciado viene al pelo con la propuesta realizada ayer por la secretaria general del PP, ofreciendo al PSC, Ciutadans, UPyD y Unió Democrática de Cataluña formar una gran coalición frente al soberanismo. Una invitación que debería obligar a los partidos citados si en verdad creen y defienden la unidad de España. Con respeto a las autonomías, por supuesto, pero también a la Constitución y la legalidad.

La sugerencia de Cospedal, más allá de constituir un acierto político, compromete a todos por igual, pero especialmente al PSOE de Pedro Sánchez si realmente mantiene su vocación de partido de Gobierno nacional. Sin embargo, el novel líder socialista no da la impresión de andar por ese camino. Es el momento de los hechos y los suyos van por otros derroteros, como demuestra la rapidez por hacerse la foto, propuesta incluida, con Mas. No percibe que sacará pocos frutos inclinándose por el pacto con el nacionalismo, por los requiebros con la izquierda radical y por el rechazo a todo proveniente del PP o similares. Ha llegado el momento de enfrentarse a la realidad y dejar de un lado el pudor, ese fantasma que nos atenaza a millones de demócratas por culpa de la «milonga» de lo «políticamente correcto» o «incorrecto», cualquiera sabe. Se trata de dignificar la españolidad. Con respeto a cada una de las autonomías, pero sin vergüenza de manifestar sus convicciones. Así es la vida.