El contrato de CR7

La Razón
La RazónLa Razón

L24 Fontaneros

Los fontaneros son necesarios. En todo. Para desatascar tuberías y para desobstruir pugnacidades tozudas. El «no es no» de Pedro Sánchez, ¿qué era? Un atasco, a la vez que ideológico, yoista. Gracias al «fontanero» Javier Fernández (simbolizo en él al Comité Federal del PSOE), España, a no tardar, volverá a ser gobernada ortodoxamente.

–Javier es al PSOE lo que Morata al Real Madrid. Javier ha desatascado la interinidad de Rajoy y Morata, con coraje épico, ha desobstruido el empate con el Athletic convirtiéndolo en victoria.

Hay dos jugadores en el Real Madrid cada día más en alza. Uno es Morata, que se deja siempre en el césped su enorme orgullo profesional.

–Es también –me precisan– el ángel de la guarda de Zidane.

El otro fontanero o ángel de la guarda de Zidane y su inapagable sonrisa (hay que procurar mantenerla encendida) es Lucas Vázquez. Salen ellos y el equipo recupera la sonrisa. «Zidane es mi gran acierto», Florentino, el otro día. Que no se apague ese acierto, tampoco.

M25 Balón de Oro

Se ha escrito que el Balón de Oro es el Oscar del fútbol. Bueno, sí y no. El Oscar premia mayormente el talento interpretativo. El Oscar es más cualitativo que cuantitativo.

Treinta jugadores aspiran este año al codiciado Oscar o Balón de Oro, tres netamente españoles: Iniesta, Sergio Ramos y Koke. Entre los grandes favoritos, otra vez Cristiano (tres Balones) y Messi (cinco Balones), como grandes favoritos. El fútbol, en efecto, es ganar y ganar, y crear y crear. El fútbol es la eficacia sustantiva del gol, pero también la estética de la creación. El Balón de Oro, sin embargo, pasa, y bastante, de la estética. Se me ocurre: ya que la creación es el otro complemento del fútbol, ¿por qué no se crea algo así como la Camiseta de Oro o los Cordones de Oro para distinguir y honrar el talento creador? Iniesta, desde hace años, es un prodigio de lucidez y admiración con el balón de cuero, que él aurifica, entre los pies. ¿Se merece o no el Balón de Oro de este año?

X26Monchi

Es verdad que nada tiene más éxito que el éxito, que dicen los ingleses. El fútbol, en principio, era un juego simplón de aciertos y errores. Hoy el fútbol, gracias mayormente a la televisión, ha adquirido la muy noble notoriedad de gran negocio. Si no fuese así, Cristiano Ronaldo no ganaría al mes un millón largo de euros (acabo de leerlo). El Sevilla tiene otra joya: Ramón Rodríguez Verdejo, alias Monchi. Gaditano, abogado, ex jugador y desde hace un porrón de años (doce o más) «cerebro técnico y financiero» del Sevilla en el arte de fichar jugadores «baratos» o «poco conocidos», que el equipo andaluz reconvierte en figuras o promesas de seguro porvenir y gran valía económica (Sergio Ramos, Reyes, Navas... muchos más).

–Monchi tiene eso que se decía antes de los médicos, ojo clínico. Un ojo clínico excepcional. Acierta casi siempre.

Eso dicen de él. El Sevilla, sistemáticamente, cada temporada, es a la vez «roto» (por las ventas de sus «genios») y «rehecho» con los fichajes de Monchi. Increíble. ¿Mérito de Monchi? Parece que sí. El Sevilla, de momento, está el segundo en la Liga a un solo punto del Real Madrid.

–Y eso que nadie apostaba por un Sevilla así esta temporada.

V28CR7

CR7 suma ya, cumplidos, 31 años. ¡Qué formidable matrimonio el matrimonio de CR7 con el gol! Vaya esto por delante. Lo de CR7, sustantivamente, es el oro del gol. Otra cosa, por supuesto, es su narcisismo y su modo de ser. «El odio me motiva», dice ahora. FP, últimamente, está prorrogando con sorprendente generosidad la duración de los contratos de algunos de sus jugadores eminentes.

–Florentino Pérez es un presidente rumboso –me comenta gente de su entorno–. Parece atrevida, sin embargo, su idea de prorrogarle el contrato a Ronaldo hasta sus 35 años, teniendo en cuenta lo que cobra. La gran duda es ésta: ¿podrá rendir en el futuro igual que ahora?

Así está la cosa.