El éxito de la RFEF

La Razón
La RazónLa Razón

Ha producido gran alegría la victoria de la Selección española en el Campeonato de Europa sub’19, así como el nivel de juego desplegado, la aparición de nuevos talentos y el lucimiento de un trabajo de planificación y desarrollo impecable por parte de Luis de la Fuente y su equipo técnico de la RFEF.

Llama la atención, poderosamente, que la Federación Española de Fútbol haya ganado ocho de los doce últimos trofeos Maurice Burlaz, que premian el trabajo con el fútbol formativo. Un gran reconocimiento del fútbol europeo poco apreciado, casi desconocido, en nuestro país.

España ha ganado y ha brillado de manera estelar en una final de gratísimo recuerdo. Se suma este título continental al que hace unos días conseguía el fútbol femenino, que también ha vivido en 2015 el mejor año de su historia.

Estas victorias internacionales oficiales sitúan al fútbol español en lo más alto del siglo XXI después de conquistar, además, dos Eurocopas y una Copa del Mundo en categoría absoluta, así como la primera clasificación de su historia para un Mundial de fútbol femenino de capital importancia.

El éxito de las canteras corresponde en gran medida a los clubes. Sin embargo, sería injusto no premiar con el debido reconocimiento la tarea educativa de la RFEF, que dedica sus mayores esfuerzos al fútbol formativo. La Ciudad del Fútbol de Las Rozas es un laboratorio excelente que ofrece magníficos resultados. La RFEF dedica abundantes recursos económicos, humanos y de planificación que conducen a este éxito de todos.

Ángel María Villar es el presidente con mejores resultados de fútbol base en la historia reciente del fútbol mundial. Seamos justos.

www.gasparrosety.com