Imposible no era

La Razón
La RazónLa Razón

Uno de los empresarios, emprendedores como se ha puesto de moda ahora, más importantes de la Historia, Henry Ford, pronunció una sentencia, una de tantas, «imposible, significa que no has encontrado la solución». Una frase que, a la fuerza, ha debido aprender el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y su conseller de Hacienda, Vicent Soler, a la hora de encontrar los 75 millones de euros para pagar el 25 por ciento de la paga extra que se les suprimió a los empleados públicos cuando España se vio obligada a ejecutar determinados ajustes.

El Consell no sólo ha encontrado una solución, sino que ha dado la razón al Gobierno central, imagino que sin querer, en dos aspectos. El primero, que era el equipo de Puig el que tenía que buscar el dinero para afrontar ese compromiso, tal como dijo el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro «el devengo de ese abono extra es voluntario y, por tanto, debe encontrar los recursos quien adquiere la obligación».

El segundo, lo rentable que es para las arcas valencianas el hecho de que el Estado no cobre intereses a la Generalitat por la deuda que adquiriere con él. Tan positivo, que el Consell se ha servido de ello «al liberar -palabras textuales de la vicepresidenta Oltra, al anunciar la buena nueva- esos 75 millones del servicio de la deuda» que no es otra cosa que sustraerlos, dicho en el buen sentido, del ahorro que ha supuesto el favor gubernamental.

Como moraleja, el Consell debe dejar de escudarse en ese «imposible si no hay un cambio en el modelo de financiación» que, según mi amigo Rogelio, no nos lo traerá Pedro Sánchez. Así es la vida.