La crisis catalana y los errores de Sánchez

La Razón
La RazónLa Razón

Un interesante tweet demuestra claramente la realidad paralela en que se han instalado los independentistas: “Cuando un gobierno ha de desplazarse a las colonias protegido por Fuerzas Armadas para encerrarse en un búnker blindado de la sociedad civil queda claro que es un gobierno impuesto por mas fuerza de las armas, un gobierno de dictadura”. Es tan grande la ignorancia y el despropósito que resulta, simplemente, espeluznante. Hay que preguntarse en qué mundo viven.

Los catalanes llevamos décadas votando y votando, con estos incompetentes en la Generalitat somos los campeones nacionales de acudir a las urnas. Por tanto, no parece que estemos sometidos a ninguna dictadura. Esta “opresión” que hemos vivido nos ha convertido en los más ricos de España, aunque hemos sufrido una corrupción sin limites protagonizada por una colección de depredadores dentro del nacionalismo que tenían su auténtica “patria” en paraísos extranjeros. Hemos sufrido, también, el sectarismo en la administración, el fanatismo y el adoctrinamiento en los medios de comunicación público y en la educación. Ahora toca el desgobierno y que los radicales tomen las calles.

No hay más salida que la firmeza en el ejercicio del poder para reponer la legalidad. No es aceptable el desgobierno actual y que las instituciones sean un mero instrumento partidista al servicio de los independentistas. Sánchez se equivocó abriendo un diálogo claudicante, porque los radicales se crecen con la debilidad del Estado. El desastre de Andalucía ha sido el faro que le ha iluminado en sus nuevos gestos. No hay que tener nunca miedo por aplicar la ley.

Este mensaje va dirigido exclusivamente a la persona o entidad que se muestra como destinatario/s, y puede contener datos y/o información confidencial, sometida a secreto profesional o cuya divulgación esté prohibida en virtud de la legislación vigente. Toda divulgación, reproducción u otra acción al respecto por parte de personas o entidades distintas al destinatario está prohibida. Si ha recibido este mensaje por error, por favor, contacte con la persona que figura como remitente y proceda a su eliminación. La transmisión por vía electrónica no permite garantizar la confidencialidad de los mensajes que se transmiten, ni su integridad o correcta recepción, por lo que no asumimos responsabilidad alguna por estas circunstancias.