Pablo Casado: Puede ser presidente

Pablo Casado, líder consolidado del PP, en el único debate electoral de los líderes de los principales partidos, volvió a presentar con solvencia su candidatura como aspirante a la presidencia del Gobierno. Es probable que tenga que esperar para llegar a La Moncloa, pero si alguien puede suceder a Pedro Sánchez es el jefe de los populares y, antes o después, lo hará. Casado, que puso en apuros al líder del PSOE –muy incómodo con el asunto catalán cuando estuvo encima de la mesa– con la ya recurrente pregunta de «¿qué es una nación?», quizás no sorprendió, pero desde la sobriedad se dirigió a todos estos votantes del centro derecha que dudan ante otras opciones que también ayer volvieron a escenificar sus extremismos y excentricidades, en un debate soporífero e interminable que tampoco supuso ninguna aportación notable a la campaña. Casado, porque sabe que algún día gobernará, no hizo propuestas inviables, por sugerentes que puedan parecer a los más ingenuos.

El líder del PP, además, demostró oficio y, sobre todo –y es muy importante– transmitió la imagen y la sensación de que, cuando llegue su momento, que llegará, puede ser un presidente no solo creíble, sino posible, y que a nadie extrañaría ver en La Moncloa.