Nefasta actuación «a la griega» de la Generalitat

La Razón
La RazónLa Razón

El Ministerio de Hacienda reconoció ayer que España corre el riesgo de no poder cumplir el compromiso de déficit público adquirido con Bruselas. A fecha de ayer, el posible desvío era de dos décimas porcentuales, es decir, unos 3.000 millones de euros. Pese a ello, las fuentes de Hacienda creen que puede haber una corrección positiva en los dos últimos meses del ejercicio si se incrementan los ingresos del Estado por la mayor actividad económica que se está registrando, por encima de las previsiones. Si bien este incremento del déficit hay que atribuirlo a los incumplimientos presupuestarios de las comunidades autónomas, la mayor responsabilidad recae sobre la Generalitat de Cataluña, que, a fecha de 29 de septiembre último, ha aflorado 1.300 millones más de deuda pública, correspondientes al ejercicio de 2013 y anteriores, que permanecían ocultos a la contabilidad del Estado. Un comportamiento «a la griega» del Gobierno de Mas, irresponsable, que pone en riesgo el esfuerzo de recuperación llevado a cabo en estos años de crisis. La obsesión separatista del Gobierno catalán, que ha supeditado la economía y el sostenimiento de las políticas sociales a la quimera de la secesión, no ha salido gratis. Ni para los ciudadanos de Cataluña, los más perjudicados, ni para el resto de los españoles.