Opinión

Argentina, pago por adelantado o en efectivo

La Razón
La RazónLa Razón

Mientras Cristina Fernández se esfuerza en presentar al juez Griesa y al mediador Pollack como culpables de las calamidades que están por llegar por el «default», los nervios cunden en la Casa Rosada y las complicaciones crecen para la gente y las empresas. La confianza cae y los proveedores exigen ya dinero por adelantado o en efectivo en las transacciones, al tiempo que los fantasmas de la recesión y la inflación se agigantan. Una tormenta perfecta se cierne, pero la presidenta dice que la vida sigue.