Opinión

Cuando el fiscal general se pone de perfil

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El fiscal general del Estado parece haberse adjudicado un papel de extra en la superproducción separatista. Explicó que los tribunales estudiarán el 9-N por las denuncias de los ciudadanos y que, en cualquier caso, será la Fiscalía de Barcelona la que decida si se actúa o no en este asunto y se presenta o no una querella, con lo que dejó reducida su participación a la irrelevancia. Que Eduardo Torres-Dulce, la máxima autoridad fiscal de la nación, se desentienda en un desafío de este calado debilita el Estado de Derecho en tiempos de zozobra.