Decisión imprudente sobre la final de Copa

La Junta Directiva de la Federación Española de Fútbol decidió por 26 votos contra 18 que el Camp Nou sea la sede de la final de la Copa del Rey entre el Barcelona y el Athletic Club de Bilbao del próximo 30 de mayo. El campo del Barça se impuso al bilbaíno de San Mamés, que era la otra gran opción. La designación del estadio culé no parece la opción que pueda favorecer el necesario clima de respeto al Rey y al himno nacional. Se trata de una apuesta de la que esperemos no tengan que arrepentirse sus responsables.