El mejor deportista español de la historia

La Razón
La RazónLa Razón

Se decía ayer tras la victoria de Rafael Nadal en su undécimo Roland Garros que lo del español no tenía definición posible pese a la riqueza de nuestra lengua. Y hay mucha razón en ello. A su inigualable gesta deportiva después de su triunfo en París, decimoséptimo título de Grand Slam, debemos sumar su ejemplaridad dentro y fuera de las pistas y el encomiable sentido común con el que aborda cualquier asunto. Para muchos, el mejor deportista español de la historia. Estamos de acuerdo.