Opinión

La diplomacia española saca músculo en la UE

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El aeropuerto de Gibraltar quedará fuera de la aplicación del reglamento del Cielo Único europeo gracias a la labor de la ministra de Fomento, Ana Pastor, que logró imponer la postura española contra la objeción de Londres. El Gobierno del Peñón ha tenido tiempo más que suficiente, concretamente desde 1987, para aplicar el acuerdo de uso conjunto del aeródromo. Este éxito diplomático prueba la eficacia de la comisión interministerial liderada por Exteriores para hacer valer las reivindicaciones españolas sobre Gibraltar.