La Justicia depura las actividades yihadistas

La Audiencia Nacional comenzó el juicio a la primera célula desarticulada en España dedicada al reclutamiento de yihadistas. La Fiscalía pide penas de entre 10 y 12 años de prisión para los 12 presuntos terroristas. Los acusados mostraron una cara ante el tribunal radicalmente opuesta al perfil del yihadista: condenaron el terrorismo, pidieron la paz en el mundo, dijeron que el Corán prohíbe el suicidio y reivindicaron la condición española de Ceuta y Al Ándalus. Ejercieron, en suma, su derecho a la defensa, que, por supuesto, les permite mentir. La Justicia, sin embargo, sabrá depurar las responsabilidades de esta célula y de las siguientes.