Las relaciones peligrosas del lendakari

Las Fuerzas de Seguridad saben bien que no conviene engañarse con ETA ni relajarse en la lucha contra la banda. Los terroristas están derrotados, pero no han desaparecido. Ayer, la Guardia Civil detuvo a cuatro miembros del entramado de apoyo a los presos integrantes del «frente de cárceles» etarra. Una de las arrestadas se reunió en febrero con el lendakari en representación de la asociación de familiares de los reclusos. Urkullu le hizo el juego a quien no lo merecía. Debería cribar mejor sus simpatías y sus encuentros.