Los asesinos de ETA, ante el espejo

La Razón
La RazónLa Razón

Por más que los terroristas de ETA traten de marcar diferencias con los fanáticos yihadistas del Estado Islámico, Bruselas, como antes París, Londres o Madrid, sólo actúan como el espejo que le devuelve la imagen de lo que son: unos asesinos sin alma, miserables, que mataban hombres, mujeres y niños sin otra razón que la de imponer su visión totalitaria.