Mano tendida de Societat Civil

La RazónLa Razón

El deterioro del clima ciudadano en Cataluña es evidente. Los separatistas ha generado un ambiente tóxico que ha degradado la convivencia hasta límites muy peligrosos. El choque físico ya no es imposible. A los golpistas no les importa porque se sienten cómodos en la crispación y el enfrentamiento que han generado. Pese a todo, hay que valorar como merece la mano tendida al diálogo del presidente de Societat Civil Catalana (SCC), José Rosiñol, a Òmnium Cultural y ANC. Ojalá la acepten, pero somos escépticos.