Opinión

Y si Franco se queda en Cuelgamuros

La Razón
La RazónLa Razón

El Gobierno quería que la profanación de la tumba de Franco fuera una miniserie, pero lleva camino de convertirse en un culebrón nocivo para sus intereses. Con tanto plazo incumplido y versiones vencidas, queda claro que no es tan sencillo torcer el brazo de un Estado de Derecho para actuar de forma arbitraria. Ayer, Celaá se despachó con su habitual incapacidad para concretar qué sucederá más allá de asegurar que Franco no será inhumado en La Almudena. Todo es posible en este desatino.