Tertulias de cine en la Zarzuela

El suplemento Gente del sábado descubre como los Príncipes de Asturias organizan almuerzos con personalidades del mundo del cine y acuden a las salas con frecuencia.

Quinientas noches le hicieron falta al maestro Joaquín Sabina para aprender a olvidar a su amada, como reza su éxito. Unas cuantas menos necesitan sus buenos conocidos, los Príncipes de Asturias, para ponerse al día en lo que a estrenos de cartelera se refiere. El matrimonio siempre ha sido fiel a las salas de cine de la capital –sí, mucho antes de que las llamadas Fiestas del Cine llenaran de eternas colas las taquillas para conseguir una entrada por el módico precio de 2,90 euros–. Muy apegados al mundo de la cultura, no sólo del cine, Don Felipe y Doña Letizia son defensores de los artistas patrios y así lo han demostrado en sus casi diez años de casados.

Cenas culturales

Su apoyo al mundo cultural se ve reforzado con citas como las dos cenas que el matrimonio ha compartido con el músico Joaquín Sabina. Tras un encuentro con él en la casa de Simoneta Gómez-Acebo, el cantautor fue el que organizó la siguiente cita. Para la ocasión invitó, a petición de los Príncipes, a nombres del panorama nacional como Víctor Manuel, Joan Manuel Serrat, Ana Belén o Penélope Cruz. Este tipo de reuniones al margen de la agenda oficial no son tan ajenas a los Príncipes de Asturias. Según ha podido saber LA RAZÓN, es habitual que la pareja reciba en meriendas o almuerzos a personalidades del ámbito de la cultura, como actores, escritores o directores. Editores y periodistas también están entre los profesionales que se han tomado un café con la pareja en el Pabellón del Príncipe de El Pardo. Su círculo más íntimo lo ha confirmado, aunque los invitados prefieren mantenerse en el anonimato, ya que así lo han solicitado los Príncipes. «Me parece una iniciativa estupenda. Después de todo, son libres de invitar a quien quieran», afirma el director de cine y novelista Agustín Díaz Yanes. Otro director, Luis Miñarro, afirma que ha acudido a entregas de premios en la Zarzuela: «Me encantaría acudir a estas reuniones, y más ahora que voy a estrenar una película sobre los Saboya». Antonio del Real es sincero cuando afirma que es «la primera noticia» que tiene sobre estas reuniones, si bien considera que «es un buen detalle por parte de ellos y tampoco me extraña, ya que ella es periodista y bastante cercana al mundo de la cultura». Del Real piensa que «es muy positivo que se acerquen a la industria», una opinión que comparte el productor Enrique Cerezo: «Me parece perfecto. Los Príncipes tienen que conocer cómo está la industria cultural de este país».

Dicen los que entienden de parejas que toda buena unión siempre ha de compartir «hobbies». Los Príncipes de Asturias han salido de Zarzuela en numerosas ocasiones para disfrutar del cine, un gusto común. Entre las cintas que han visto se encuentran producciones norteamericanas, italianas, asiáticas y, por supuesto, españolas. Buena prueba de lo presente que está el cine en sus planes fue el pasado fin de semana:el viernes acudieron a UGC Cinesa Manoteras, situado al norte de Madrid, para ver «Enemy», la última cinta de Jake Gyllenhaal. El «thriller» es una libre adaptación de la novela «El Hombre Duplicado» del desaparecido escritor José Saramago. Precisamente fue Doña Letizia la encargada de entregar al autor el premio de la ONG Save the Children en 2007. La pareja acudió al pase de las 22:30 h. y, como viene siendo habitual, optó por la versión original con subtítulos.

«Ocho apellidos vascos»

Al día siguiente, los Príncipes asistieron al centro comercial Príncipe Pío. En esta ocasión no apostaron por una producción extranjera, sino por el último fenómeno de nuestro cine, la película de Emilio Martínez-Lázaro «Ocho apellidos vascos». Los dos son clientes habituales de estas instalaciones y el propio personal del cine ya no se sorprende cuando los encuentran en sus salas: «Letizia compró un menú de palomitas y Coca Cola», dice el trabajador que atendió a la Princesa antes de que entrara a la sala. «Es normal verles por aquí. Suelen venir una vez al mes. Hace poco estuvieron viendo ''Frozen'' y también vinieron con las niñas», dice este empleado. Tras las compras y una vez en la sala, la pareja disfrutó de la comedia que ha conquistado a 3,5 millones de espectadores. Entre quienes han disfrutado con la comedia de los jóvenes actores Dani Rovira y Clara Lago están los Príncipes de Asturias: «Me sorprendió bastante cuando me enteré de que fueron a verla. Es una película que está hecha para todo el público, pero me gusta que ellos apoyen el cine español», dice la protagonista de esta cinta que ya se ha confirmado que tendrá segunda parte. «Están en el proceso de escribir el guión. Seguimos muy sobrecogidos por este éxito. Tenemos un chat grupal los actores con el director y la productora y cada mañana celebramos los datos que nos llegan», comenta ilusionada esta actriz que ya había saboreado otros éxitos de taquilla como «Primos» o «Tengo ganas de ti». Para Rovira, en cambio, es diferente. «Soy un poco místico y creo en las energías. Es mi primera película y desde el rodaje ha sido una experiencia mágica. Creo que es un poco de justicia poética», confiesa a LA RAZÓN con su ya inconfundible acento malagueño. «Me quedé loco cuando me enteré de que los Príncipes habían ido a verla. Está bien que normalicen su vida, vayan al cine y paguen su entrada», dice el cómico del momento.

Otro de los puntos favoritos del matrimonio para sus tardes y noches de cine son los Ideal, situados al lado de la céntrica plaza de Jacinto Benavente. Allí disfrutaron la primera semana del año de la última película de los hermanos Coen, «A propósito de Llewyn Davis», una historia centrada en la vida de un músico «folk» de los sesenta. Para la ocasión, Doña Letizia decidió rodearse tanto de Don Felipe como de su hermana, Telma, que estaba entre sus acompañantes. Un joven que coincidió con ellos en el interior no dudó a la hora de acercarse a la salida para saludarles y, de paso, pedirles una fotografía: «Fue Letizia la que cogió el móvil y me hizo la foto con el Príncipe. Además, ella me preguntó mi nombre y a lo que me dedicada. Me deseó suerte para mi proyecto fin de carrera», recuerda Álvaro Cuartero.

Cine infantil para las Infantas

Aunque es frecuente verlos solos o con amigos, en ocasiones son las Infantas Leonor y Sofía las que les acompañan en este tipo de salidas. Estas citas suelen producirse en verano, cuando las pequeñas están de vacaciones. Así ocurrió el pasado julio, cuando la familia acudió a divertirse con las aventuras de la película de animación «Gru 2. Mi villano favorito». Poco antes, era otra secuela la que les llevó en grupo hasta las salas del cine. Entonces se desplazaron hasta el centro comercial Equinoccio de la localidad madrileña de Majadahonda para disfrutar de la película de Pixar «Cars 2». En aquella ocasión, el plan acabó con una cena de hamburguesas y patatas fritas en una conocida cadena de restaurantes de comida rápida. Y es que los Príncipes de Asturias se han encargado de inculcarles a las niñas su afición por el cine. El pasado diciembre, la pareja recibía en La Zarzuela un paquete con ocho cortos nacionales que la Agencia Española del Cortometraje había seleccionado para ellas con el criterio de que les sirvieran para su educación y para fomentar sus valores.